#ArtículoBananero| ¡Prohibido olvidar! Por Luis A. Castillo


Olvidar es hacerle la venia a la impunidad. Es dejar que la misma clase política de serviles a los poderes fácticos sigan con sus tretas de engaño. Es la ausencia del Imperio de la ley, donde la justicia no es más que el capricho del que la compra. Es ver el desfile de todo un equipo de farsantes hacer maletas y huir, porque la conciencia les pesa y porque saben que al haber verdadera justicia en un Estado de Derecho y normas del debido proceso, posiblemente terminarían en la cárcel. Es el constante pisoteo a la Constitución hasta dejarla en letra muerta; es la mano que por debajo de la mesa recibe la coima o la pauta.

Olvidar es dar alas para que los traidores de la patria, en un momento de descuido, regresen con cizaña a cometer más arbitrariedades. Regresarían vestidos de nuevos atuendos resucitando con disque valores nuevos, porque finalmente ahora “ven claro”, pues han visto la luz que los convirtió en fuerza movilizadora de toda causa, que solo ayer les eran ajenas. Más específico.Un Guillermo Lasso con poncho colorido coqueteando visitar el páramo, allá donde los “indios” viven en su pobreza. El mismo pero vestido como Mr. Dandy, con fina pero chocante chaqueta blanca, camisa rosada, pantalón salmón y zapatos deportivos rojos, fingiendo ser “progresista” y lanzando el anzuelo al voto joven. ¡Qué importa! Por un voto venderá el alma. Ni aun así la “chusma” le daría su confianza en las urnas. Esa “chusma” descartada no le daría el voto: el humilde, el cara cobriza, el famélico, el descamisado, el desmuelado, el harapiento, el leal, el consciente.

Olvidar es dejar que armen la algarabía necesaria con el fin de ocultar los pasos dados en donde han dejado plasmados su complicidad y su apoyo al gobierno del que hoy, desesperadamente, tratan de desvincularse, haciéndose de la vista gorda. Ni los enanitos del “periodismo” pueden salvarlos. Su farsa no llega, por más que se encaramen en el podio y calumnien sobre supuesto financiamiento de un grupo guerrillero al correísmo.

Olvidar es oscurecer la memoria, momentáneamente, porque la verdad siempre regresa, y con ella lo archivado resplandece. Hoy en día nadie se salva. Todo lo que está archivado sale, y muchas veces sale a hacer justicia, a poner a cada quien en su justo lugar. Hasta los elogios de un puñado de amigos de treta, al Secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, pronto fueron desacreditados. El archivo de la memoria del pueblo dirá: “llegó el día que el mayor mentiroso tuvo que largarse. Vino, se disfrazó, calumnió, se adormeció en el poder, escupió al que un día prometió lealtad, olfateó todo, amenazó y toreó. Hoy Roldán, el anatema a la democracia, se va como un agencioso don Nadie. ¿A qué cloaca? Mañana se sabrá.

Olvidar es dar paso a que la ambición y los compra voluntades regresen a resquebrajar la gobernanza del Estado. Ya se lo permitió. Una vez es suficiente. No habrá más gobierno electo por un definido Programa de Gobierno y que éste, al apuro, ceda el gobierno al partido perdedor. No habrán más Morenos ni Lassos que resquebrajen la voluntad popular.

La memoria no nos hará olvidar. ¡Prohibido olvidar! Lo que sí habrá es el contundente respaldo al candidato que propiciará la recuperación del talento humano por medio de la dinamización de la producción, de la inversión social en la Educación y en la Salud. Vale preguntar, después de todo, ¿por qué es que Rafael Correa tiene el innegable poder de endosar el voto? Por lo visto, ningún político ecuatoriano tiene ese poder. ¿Por qué será? Correa pide el voto por Arauz y saca 3 millones y más de votos. Los soberbios se olvidan de un pequeño detalle: se llama gratitud.


¡Prohibido olvidar!

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Freddy Serrano dice:

    Desgraciadamente la oposicion ha sembrado odio en la poblacion de clase media alta y solo repiten lo que los medios publican, ni siquiera se toman la molestia de informarse de otras fuentes a pesar que esa informacion es gratuita.

    Le gusta a 1 persona

  2. Nancy Ordóñez dice:

    Es más cómodo quedarnos con los brazos cruzados y esperar a que la lucha política nos la den haciendo. He ahí las consecuencias: hemos dejado acabar con nuestro país, junto a nuestra autoestima y dignidad. ¡Si solo pensáramos un “poquito” como pueblo, en el bienestar común, qué diferente sería! Pero el egoísmo, el buscar agua solo para su molino, ha convertido en escombros este maravilloso y rico país, empobrecido por la avaricia y el afán de ejercer el poder de unos cuantos. ¡Sí! ¡Prohibido olvidar! Prohibido olvidar la desinformación de la prensa irresponsable, el odio contra quienes quieren seguir luchando por un país diferente, más equitativo. No borrará nuestra memoria. Nosotros avanzábamos y nos sentíamos dignos, orgullosamente soberanos.
    ¡Prohibido olvidar! Los culpables deben pagar porque no podemos seguir permitiendo más atropellos. En nuestras manos está el futuro de nuestra Patria. ¡Vamos a recuperarla!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s