#ArtículoBananero| El candidato que nunca será presidente Por Luis A. Castillo

Después de 22 años del feriado bancario, aún se agolpan las memorias de sus consecuencias: el llanto en los aeropuertos, el llanto en los desesperados hogares, el llanto en la humillación recibida en silencio y resignación, el llanto en la línea telefónica tanto de los que llegaban a cualquier aeropuerto norteamericano o europeo, y de ahí llamaban a un amigo de un conocido o al vecino de un pariente lejano para que lo recogieran y lo orientaran a buscar techo y trabajo; o, de los que desde Europa llamaban a América rogando “ñanito dormí en una iglesia que estaba abierta, ayúdame a ver si me consigues algo y mándamelo. Lo que traje ya no me alcanza para más”. También se agolpan en la memoria la cortante incertidumbre de cómo pagar los préstamos chulqueros, y el peligro que se podría incurrir al no poder hacerlo; los amargos  recuerdos de impotencia ante el velo del suicidio, la fuga incalculable de tantos cerebros capaces… Atropello y sufrimiento que no debieron suceder.

En contraste, tampoco debió suceder, por ética, que el entonces súper ministro de Mahuad, y hoy candidato millonario a la presidencia, con manifiesto desparpajo sale a la luz su confesión: “recuerdo en una época dura y difícil, en el año 2000 (…) mis hijos todavía estaban pequeños (…) y me los llevé a la playa por 15 días en agosto … Me fui a reflexionar en lo que había pasado en el Ecuador después de la crisis económica del año 99 y …a reemplantearme la vida hacia adelante, mientras mis hijos recibían clases de tenis”. ¡Qué tal! Mientras el candidato millonario gozaba de la vida, refundido en su opulencia, el emigrante se sumía en su sufrimiento, arrancado de su patria, tratando de salvarse o de ayudar a su familia con las remesas. Remesas ésas que, según expertos en economía, sirvieron para salvar al país. En eso me llegó fortuitamente un meme que decía: “El acto más ruin del ser humano es aprovecharse de la desgracia de otros para llenarse los bolsillos”.

Siguiendo lo fortuito, el candidato millonario, fiel a su ya conocido hábito de contradecirse y de tropezarse cada vez que mueve la lengua, sale a menospreciar con otra perla diciendo que Arauz “solo ha sido empleado público, solo ha vivido del dinero de los ecuatorianos”. El “solo ha sido empleado público” se chocó al instante con el archivo digital para hacerle acuerdo que no hace mucho su apreciación del empleado público era diferente. Antes, la opinión del trabajo de su padre como empleado público tenía otro matiz: “ Mi padre, gran parte de su vida se desempeñó como empleado público (…) con su sueldo fijo mantenía a su familia de trece miembros”. Y los ejemplos cunden como los de “hoy dice una cosa, mañana otra”, como cuando “nunca recibí la invitación”, pero días antes, en otro programa, “sí recibí la insinuación para vacunarme; o sea, la doble moral brota a vista y paciencia del electorado anonadado. 

Es de todos conocido que lo que más tiene el candidato millonario es dinero. Sin embargo, lo que más resalta es su falta de empatía hacia el prójimo y, más que nada, su falta de humanidad ante el sufrimiento del que él ayudó a ejecutar. En lo material, su dinero lo ha distanciado de la cotidianidad del pueblo llano; y en lo espiritual, es demasiadamente indiferente hacia aquel que hoy trata de presentarse como su salvador. En esa realidad paralela de política VIP, no conecta, no persuade, no despierta el accionar político de quienes busca el voto.

Por lo tanto, ¡nunca será presidente! No será presidente, por indiferente, por necedad, por doble discurso, por lengua sin freno, por indolencia, por creernos tontos, por andar mal acompañado, por su historial político, por ser sinónimo del Feriado Bancario, por haber “entrado por la ventana” en el régimen de Moreno para imponer su Programa de Gobierno rechazado, y si acumulamos todo, por ser Guillermo Lasso.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. benjamín dice:

    Muy buen artículo Sr Castillo esa fue la realidad que vivimos. y ahora este individuo se presenta como el salvador de la patria. Mentiroso igual a moreno traidor. Solo piensa en hacer más dinero. El pueblo les vale un comino.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ana María Pereira-Castillo dice:

    ¡Indudable triste época! Se desparramaron familias enteras por el mundo. Se separaron parejas en búsqueda de supervivencia para los que quedaban en Ecuador. Niños y jóvenes fueron desesperadamente abandonados a la merced de vecinos y abuelitos. ¿Y nos preguntamos por qué hay tantos problemas sociales en ciertas generaciones?

    Me gusta

Responder a benjamín Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s