#ArtículoBananero| Carta abierta a Andrés Arauz Por Ana M. Pereira-Castillo


Señor Arauz,


Decidí dirigirme a Ud., en vez de responderle a un “periodista” de 4Pelagatos, que le envió una carta abierta, con la misma cantaleta a la que ya nos hemos acostumbrado a oír en los últimos años. Aquí las palabras claves son ‘nos hemos acostumbrado’. Permítame repetir lo que he escrito en varios artículos: la libertad de prensa no es sinónimo de libertad para difamar. Por lo tanto, espero que desde el principio, su gobierno reúna a la prensa privada y pública, como ha estado haciendo con los trabajadores de ambos sectores, para que tengan un diálogo profesional y transparente, a partir del cual salgan parámetros claros y/o talleres apropiados para todos los ciudadanos que los necesiten. A pesar de que la ciudadanía ya está cansada de tanta maldad, es imperativo de que se empapen en la diferencia entre las opiniones, análisis y comentarios destructivos y difamatorios, para que solo destilen la veracidad y lo constructivo. Es importante tomar en serio todo lo que sea difamación, mentira y cizaña, especialmente si salen de los medios de comunicación.

En cuanto a los insultos personales, solo Ud. puede decidir si merecen cualquier respuesta. Referente a su letanía de quejas, inquietudes, y/o aparentes rencores, que enumera este señor, y que le han pasado para que sea el vocero, me parece conveniente indicarle cómo puede él y/o sus informantes buscar aclaración, aunque ya hayan sido desmentidas. Es obvio que este señor no se molestó en analizar por qué a Rafael Correa lo acusaron de influjo psíquico, a pesar de no estar viviendo en el siglo XVII cuando quemaban a las mujeres por ‘brujas’. Todavía no entienden de que con todo el aparataje del Estado no le encontraron NADA.

En un mundo donde cada vez aflora más la mediocridad, en los medios de comunicación, de la cuál todos podemos ser testigos, por un lado, gracias a la rapidez de transmisión digital, y por otro, a la constante maldad, me parece acertada su decisión de crear una página donde haya una constante verificación de la verdad, desmintiendo así toda noticia falsa y montajes orquestados. Es así que con responsabilidad y dignidad se puede profesionalmente hacer un trabajo constructivo aun cuando se discrepe. Me imagino que será tan claro como cuando lo hacía el Mashi en sus sabatinas, desmintiendo a la prensa, que con razón la calificó de corrupta. Cualquier humano, cuando expuesto a tanta mentira y maldad, tendría la obligación personal y política, más aún como jefe de Estado, de exponer la mentira, ofreciendo los hechos y la verdad.

La carta transparenta el pánico infundado que parece tener su autor con solo pensar en el regreso de Rafael Correa a su propio país. ¿Por qué le tendrá tanto temor? Lamentablemente utiliza técnicas de las más bajas: insultándolo y minimizándolo por ser un candidato joven, que trabajó con Rafael Correa, y por haberse postulado con su apoyo. ¿Acaso tiene el derecho de desmerecer a los votantes? Es obvio que desconoce a brillantes jóvenes Jefes de Estado como Macron y Trudeau, apoyados por sus partidos, pero elegidos por el pueblo francés y canadiense respectivamente. ¿Por qué sorprenderse de que un discípulo pueda ocupar el puesto de su profesor? ¿Con qué intención exigir enumerar los errores de su parte en vez de hacerle la pregunta directamente a Rafael Correa?

Sr. Arauz, ¿no le suena parecida esta técnica de proyectar miedo anticipando lo que le pueda pasar o no cuando Ud. gane la segunda vuelta? En el tono de su carta, el articulista revela que está asustado pero demuestra su incapacidad en decidirse por lo que quiere en un futuro presidente. Critica a Rafael Correa de dictador, agresivo, gritón, amenazante, por un lado; y por otro lado, dice que Andrés Arauz aparenta ser “más democrático, más abierto, más tolerante, más conciliador” con una “sonrisa falsa”. Interesante como al inicio de la carta, según él, Ud. no era muy conocido, pero al final , llega a la conclusión él mismo, de que su sonrisa de “arcángel” es sinónimo de falso o de correísta que “lleva el ADN del correísmo”. ¿Acaso ha negado Ud. ser correísta, como tantos otros millones? Y¿por qué piensa él que esté Ud. disfrazándose de progresista ? ¿No sería el proyecto de la Revolución Ciudadana progresista? Es obvio que no separa el fondo de la forma, o sea un plan de gobierno del candidato en cuestión.

Con el propósito de apuntalar la Democracia, este tipo de periodismo necesita ser minuciosamente cuestionado con el fin de asumir con responsabilidad la tarea de informar la verdad a toda la ciudadanía.


Ana María Pereira-Castillo

Articulista

Prensa República del Banano

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. benjamín dice:

    Un Presidente joven es lo que necesitamos con ideas nuevas renovadoras. Y Es Andrés Araúz. lasso ya debería retirarse, no tiene idea de lo que es un Estadista.

    Le gusta a 1 persona

  2. Neris Ávalos Serrano. dice:

    Lo lógico y coherente sería que dirija el Estado ecuatoriano quién más formación tenga. Andrés Arauz lo tiene.
    Guillermo Lasso apenas sabe contar billetes y lee con mucha dificultad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s