Lasso, una mentirilla, para ganar las elecciones, no podemos olvidar

En nota de prensa del 21 de marzo del 2021, del diario El Universo, en su titular de primera plana se expresa “Guillermo Lasso propone el libre acceso a la universidad”, en el contenido de esta información, que nunca fue desmentida se afirma “Lasso dijo también que en su gobierno presentará una reforma para modificar la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) para reformar la Secretaría Nacional De Educación Superior, Ciencia Y Tecnología (Senescyt) y eliminar el requerimiento del Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES) (…) El presidenciable planteó entre sus ofrecimientos dar libre acceso a la universidad y dijo que trabajará para que exista también una universidad libre, es decir que las universidades se manejen de forma autónoma. (…) Lasso dijo que en su gobierno trabajará para que las universidades estén autorizadas a crear extensiones para ampliar carreras, según la demanda y que se impulsará la educación técnica en zonas rurales al igual que la educación online para permitir un mayor acceso a la educación universitaria” (1) En entrevista al secretario de Senescyt, Alejandro Ribadeneira, que realiza el diario El Comercio, el mencionado funcionario manifiesta: “Se ha malinterpretado el mensaje del Presidente. Jamás habló de libre ingreso a las universidades sino de libre elección de la carrera y de la institución a la que el estudiante quisiera acceder. (…) ¿Por qué no? Pregunta el periodista y Rivadeneira, responde: “Aquellos que hemos vivido en nuestra época académica esa penuria del libre ingreso sabemos que es imposible y que es un discurso simplemente demagógico. A través de un proceso organizado y progresivo, en cambio, sí es posible ir aumentando los cupos, la oferta académica y no depender solo de la prueba de admisión” (2) Es evidente que la propuesta del candidato Lasso, resulto ser una mentira, que seguramente tenía la intensión de captar el voto de los jóvenes que están en los últimos años de estudios secundarios, y que en la práctica se topa con la realidad dura y pura, que es que el acceso libre a las universidades pasa porque el Estado proporcione al sistema educativo superior de los recursos económicos necesarios, a fin de  cumplir con la norma constitucional que señala: “El estado garantizará el financiamiento de las instituciones públicas de educación superior” y que distribución de estos recursos deberá basarse fundamentalmente en la calidad. La calidad es otro elemento, relevante en el sistema educativo nacional en general y particularmente en el superior, la UNESCO promueve el acceso a una educación de calidad como derecho humano y este principio necesariamente debe ser medido, valorado en todas las variables que se consideren importantes para la construcción de una educación de calidad: las características de los educandos, el proceso de enseñanza-aprendizaje, la infraestructura física, administrativa, los recursos humanos que dispone, el sistema administrativo; los resultados del aprendizaje, en función de la vinculación al mercado laboral de los egresados, el contexto social, económico, cultural del país. La educación universitaria, necesariamente debe estar al servicio de los seres humanos, sin discriminación alguna, reconociendo la situación de la población vulnerable, y al servicio de los ejes del desarrollo nacional. Este derecho de las personas y deber ineludible e inexcusable del Estado, tiene que responder al interés público y no a los intereses individuales y corporativos, por esto requerimos una autoridad educativa nacional que ejerza la rectoría del sistema, que formule la política nacional de educación; asimismo regule y controle las actividades relacionadas con la educación, así como el funcionamiento de las entidades del sistema. Estos elementos, nada tiene que ver con la afirmación del presidente Lasso de autorizar a las universidades crear extensiones o nuevas universidades, exclusivamente por la demanda. Está claro que la educación universitaria de tercer nivel es un deber del Estado, y que es indispensable el aporte de recursos para dejar la demagogia, pero además que es de altísima importancia garantizar la calidad educativa, para lograr que la educación sea el motor del desarrollo del pais. La Asamblea Nacional, se apresta a discutir reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior, y es allí donde los estudiantes, académicos, los docente, directivos de establecimientos de educación superior, los colegios profesionales, los pueblos y nacionalidades, representantes de las cámaras de producción y de la Economía Popular y Solidaria, deben brindar sus aportes que se sustenten en los principios que en este corto análisis se han desarrollado y otros que no tengan que ver con el negocio educativo o el chantaje de la mesas de dialogo de unos pocos y falsos representantes que acuerdan en función del reparto de prebendas y canonjías. En estas reformas está en juego la visión pro empresarial, mercantilista de la educación o la visión del derecho humano y por lo tanto del deber del Estado. Autor: Jorge Cáceres E.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s