La eliminación del impuesto a la salida de divisas (ISD) beneficia a las personas y empresas más ricas del país

De acuerdo a una información de prensa de la agencia de prensa AFF, fechada el 21 de diciembre del 2021, https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20211221-ecuador-reducir%C3%A1-de-5-a-4-impuesto-a-salida-de-divisas-en-2022 Ecuador reducirá del 5% al 4% el impuesto que aplica a la salida de divisas mediante transferencia, envío o traslado, lo que favorecerá las importaciones, anunció el presidente Guillermo Lasso. «Vamos a bajar el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) en un punto en el año 2022, a razón de 0,25 puntos por trimestre», agregó “que la medida entrará en vigencia el 1 de enero próximo y que todas las importaciones por las que se paga el ISD (…) ya no pagarán el 5%», lo que se irá reduciendo hasta el 4%. Además señaló: «Gradualmente iremos bajando impuestos en la medida en que la situación económica del país lo permita».

Guillermo Lasso: ¡Esta vez nuevamente le mintió al país!

El gobierno de Lasso, a través del Decreto Ejecutivo No. 327, del 17 de enero de 2022, elimina el impuesto a la salida de divisas (ISD), sustentado en las reformas estipuladas en la “Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal” aprobada a finales del año pasado, así como en la “Ley de Fomento Productivo, Atracción de inversiones, Generación de Empleo, y Estabilidad y Equilibrio Fiscal” del año 2018. El único artículo del Decreto 327 señala: “Reducir al cero por ciento (0%) la tarifa del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) a las transferencias, envíos o traslados de divisas al exterior, en efectivo o a través del giro de cheques, transferencias, envíos, retiros o pagos de cualquier naturaleza incluyendo las compensaciones realizadas con o sin la intermediación de instituciones financieras, para las importaciones de combustibles derivados de hidrocarburos, biocombustibles y gas natural”.

Se debe recordar que el discurso durante, el Gobierno de Moreno y Lasso, junto con el de las grandes cámaras de comercio y producción, ha sido, que el ISD impide las inversiones en el país, y al eliminarse este impuesto vendrán las inversiones junto con el empleo; sin embargo, antes del 2008, no había ISD y la inversión tampoco existía, porque la inversión estaba determinada por la tasa de interés y no por el pago de impuestos. Además, se debe considerar que la IED (Inversión Extrajera Directa) saca más dinero del que entra (ver gráfica 1), y esto sigue afectando al país, por ello, se debe generar una inversión nacional vía reducción del spread.

Gráfica 1: Inversión Extranjera Directa, período de dolarización, millones de dólares.

Fuente: BCE, Balanza de Pagos Normalizada.

Entonces, ¿por qué el decreto? Simple y llanamente porque se quiere beneficiar a los grupos económicos, quienes realmente pagan el ISD y sacan el dinero del país, lo que no lo hace un ecuatoriano común y corriente porque éste no saca divisas fuera del país, ni tampoco tiene la capacidad de acumular. Es más, en plena pandemia, durante el año 2020, los grupos económicos sacaron más divisas que en el 2019 (ver gráfica 2), y es a ellos, a quienes se les elimina el impuesto a la salida de divisas, es decir, se les está premiando por sacar dinero en plena pandemia, en vez de haber invertido para sostener la debacle económica, social y de salud que el país sufrió durante el año 2020.

Gráfica 2: Salida de divisas de grupos económicos, 2019-2020, en millones de USD.

Fuente: SRI, catastro de grupos económicos, 2019-2020.

Además, este decreto afecta las recaudaciones (que, en lugar de servir para cubrir las necesidades de los ecuatorianos), benefician a los grupos económicos. En el año 2021, las recaudaciones por ISD suman 1.212 millones de dólares lo que se dejará de recaudar de aquí en adelante, es decir, el 1% del PIB), valor superior a la recaudación que se espera obtener este 2022 debido a las reformas tributarias llevadas a cabo en la “Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal”. Mientras el ISD generó 1.212 millones de dólares en 2021, el total de reformas tributarias generará 800 millones de dólares (ver gráfica 3); de este total, la contribución patrimonial de las personas más ricas (con patrimonios superiores al 1,2 millones de dólares) generará 261 millones de dólares (21,5% de lo recaudado por ISD) y la contribución patrimonial de las empresas más ricas (con patrimonios superiores a los 5 millones de dólares) generará 467 millones de dólares (38,5% de lo recaudado por ISD). Es decir, las personas y empresas más ricas contribuirán, durante el 2022, con 728 millones de dólares, pero dejarán de pagar impuestos a la salida de divisas por un monto de 1.212 millones de dólares.

Gráfica 3: Recaudación ISD versus contribuciones patrimoniales y total reformas tributarias, en millones de dólares.

Fuente: SRI, MEF, 2021.

Esta claro que el objetivo de la eliminación del ISD, no es atraer inversiones, sino beneficiar a las personas y empresas (grupos económicos) más ricos del país, afectando así a las recaudaciones, y por tanto, al bienestar de los ecuatorianos, puesto que el ISD representa el 28% de las recaudaciones por impuesto a la renta (IR), el 18% de las recaudaciones del IVA, y el 9,5% de las recaudaciones netas totales (ver gráfica 4).

Gráfica 4: Participación de la recaudación del ISD sobre el IR, IVA y recaudación neta.

Fuente: SRI, 2021.

¿Acaso el presidente Lasso, ha cumplido con lo que prometió? Por supuesto, les dijo Lasso a los ecuatorianos que votaron por él, que eliminaría impuestos, pero la eliminación de impuestos ha sido para él y los más ricos del país, mientras que al resto de ecuatorianos (clase media y pobre) nos ha incrementado los impuestos. Además de la eliminación del ISD, se ha eliminado el impuesto a la herencia, y hay que decirlo con claridad, por esto votó la mayoría de los ecuatorianos, así como en febrero de 2018, donde la mayoría votó por la eliminación de la Ley de Plusvalía y los impuestos a las ganancias extraordinarias de los más ricos, sin lograr, como se había dicho en aquel entonces, que la eliminación conllevaría al abaratamiento de la vivienda.

En este sentido, la eliminación del ISD beneficia a los ricos, afecta las recaudaciones (1% del PIB), y la consecuencia será que, durante el 2022, la economía, deberá crecer mucho más para contrarrestar este 1% del PIB, que van a los bolsillos de los ricos de este país, en detrimento de la mayoría de ecuatorianos.

Un estudio de la Universidad Nacional del Chimborazo, de Fuentes y Morales, del 2019, que puede ser revisado en el link, file:///C:/Users/joffr/Downloads/140.pdf, entre sus conclusiones, señala lo siguiente:

  • De acuerdo con los resultados obtenidos de la regresión entre la Inversión Extranjera Directa (IED) y el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), a pesar de las fluctuaciones que registran ambas variables, se puede determinar que con una tasa del 5% en el impuesto a la salida de divisas, la inversión extranjera no se ve influenciada. No se podría asegurar el efecto que tendría en la inversión extranjera si el ISD vuelve a incrementarse y, por ejemplo, pasaría del 5% al 10%, o del 15% al 20%.
  • Después de haber realizado el análisis correspondiente, con base en otros estudios, se puede concluir que la disminución de la IED en el Ecuador está ligada no sólo al establecimiento de impuestos como el ISD, sino que puede deberse a otros factores tales como: el estado del contrato social, el nivel intelectual del talento humano, el acceso a los consumidores, un ambiente político y social estable, la facilidad para hacer negocios, la calidad y confiabilidad de la infraestructura, los servicios básicos y el nivel de corrupción.

Documento elaborado por el Frente de Defensa Petrolero Ecuatoriano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s