Denuncian que el ecuatoriano Nelson Serrano fue sacado de su celda para obligarlo a rendir una confesión

el

La mañana de este jueves 24 de marzo, el ecuatoriano Nelson Serrano, de 83 años, quien permanece encerrado en una cárcel de Florida, tras ser condenado en 2007 a cuatro penas de muerte por un múltiple asesinato en la ciudad de Bartow, fue sacado de su celda,  para ser obligado a rendir una confesión, cuando familiares, abogados, organizaciones y hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han dicho que es inocente.

En la cuenta oficial de Twitter que maneja la defensa de Serrano, se publicó que -con pretextos falsos- un grupo de personas que no se identificó, en un cuarto oscuro intentó sacarle una versión.

La defensa insistió en que los derechos de su cliente siguen siendo vulnerados y que temen por la vida y seguridad de Serrano.

La familia, así como su defensa pidieron que los procesos en contra de Serrano no se ralenticen, así como solicitaron, en febrero pasado, ayuda al gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, que inste a la justicia a que despache los recursos de resentencia y a la Corte que fije la fecha para la audiencia, un proceso que lleva retrasado varios años.

El recurso de resentencia busca sustituir la condena de muerte de Serrano por cadena perpetua.

Según organizaciones vinculadas a la defensa de los Derechos Humanos, luego de revisar el caso, han señalado que se lo sentenció sin tener pruebas, por lo que al menos mencionaron que se debería repetir su juicio.

Para el procurador del Estado, Íñigo Salvador, quien participó en una rueda de prensa realizada en la Florida International University, en Miami, en febrero pasado, en el marco del Encuentro Internacional por la defensa de la vida y la libertad del ecuatoriano Nelson Serrano, señaló que es indispensable que se cumpla con un debido proceso.

Observó, además, la falta de legalidad en la deportación que motivó el traslado de Serrano a Estados Unidos.

El ecuatoriano naturalizado como estadounidense, era socio de la planta de procesamiento Erie Manufacturing en Bartow (Florida) y fue acusado de asesinar a tiros a sus socios Frank Dosso, George Gonsalves y George Patisso y a la esposa de este último, Diane, quien además era hermana de Frank.

El hecho ocurrió en las oficinas de la fábrica en 1997. El jurado estadounidense lo encontró culpable en un juicio que, según los familiares y los abogados de Serrano, estuvo cargado de irregularidades.

El ecuatoriano insiste en su inocencia y en que el día de los crímenes se encontraba en Atlanta, a 500 kilómetros de distancia.

Fuente: Twitter, redes sociales, Pichincha Universal, Republica del Banano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s