Sin espacio para gestión ni trayectoria técnica, nuevas autoridades enfrentan compleja situación del IESS

el

Con la designación de Diego Salgado, máster en neuromarketing e investigación de mercados de la Universidad de Barcelona, licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Internacional del Ecuador y exasambleísta de CREO, como director general del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), quedó completa la plana mayor de la entidad de Seguridad Social.

En esta estructura directiva están: el ingeniero comercial y ex presidente ejecutivo de Diteca, Alfredo Ortega, como delegado del presidente de la República, a la cabeza del Consejo Directivo. Continúan, aunque con funciones prorrogadas, Luis Clavijo (representante de los trabajadores) y César Rodríguez (representante de empleadores) también dentro del Consejo Directivo. Entre tanto, Diego Salgado de larga experiencia política y exasambleísta del partido de Gobierno es el nuevo director general y su subdirectora es Kenia Ramírez, exasesora de Rodríguez.

Estas autoridades tienen problemas tanto de falta de experiencia en el tema de seguridad social, como de espacio de gestión, asegura Henry Llanes, vicepresidente de la Asociación de Afiliados, Jubilados y Pensionistas del IESS (Pichincha).

Asegura que dentro de la trayectoria de las cabezas del IESS se puede mirar que ni Ortega ni Salgado tienen experiencia en seguridad social. “Ese es el problema de que esté en manos del Gobierno de turno la selección, pues no son gente especializada ni formada”. Llanes comenta que en el caso de Diego Salgado, cuando estuvo en la Asamblea le dedicó buena parte de su tiempo en la legislatura a la investigación de la seguridad social, “pero eso es distinto a ser un especializado en el tema”.

Admite Llanes que tampoco en Ecuador hay muchos perfiles de profesionales expertos en el tema. Los otros dos vocales: Clavijo y Rodríguez, aunque no cuentan con respaldo ni de las centrales sindicales, en el primer caso, ni de las cámaras, en el segundo, se mantienen porque no hay una ley que establezca las reglas de recambio. Entre tanto, Kenya Ramírez, ingeniera comercial, graduada con especialización en Finanzas, con una maestría en Seguros y Riesgos Financieros de la Espol, y con una maestría internacional en Business and Trade Management, en la Universidad de Barcelona, fue parte de la polémica remoción del ex director del IESS Nelson García, a quien se lo desvinculó por supuestamente no haber entregado unos informes de auditoría que hizo la Contraloría al Consejo Directivo, aunque él no estaba aún en el puesto y Ramírez fue a quien se le pidió a través de Quipux realizar esta gestión.

Adicionalmente, Llanes considera que las actuales autoridades no tienen mayor opción para trabajar por el IESS, pues al momento existe una Ley de Seguridad Social que es un cuello de botella. Uno de los problemas es que existen seguros especiales incluidos como el del Seguro Social Campesino y el de las personas del trabajo no remunerado del hogar, que no aportan con los recursos suficientes y que más bien han tomado recursos de los otros seguros.

Además que hay prestaciones que están incluidas en el mismo seguro social obligatorio de personas que no son afiliadas y que no están financiadas: prestaciones médicas para jefas de hogar, personas con discapacidades y enfermedades catastróficas, los hijos de los afiliados. “De lo que se conoce, el costo anual de atenciones a los hijos menores de 18 años de los afiliados es de $ 200 millones. Significa que solo para atender esa prestación en 12 años se han gastado $ 2.400 millones”, dice.

Para Llanes, mientras no haya reforma legal “puede venir Mandrake, el mago, y no podrá mejorar la institución”. Su organización lleva adelante, en estos días, una iniciativa ciudadana de reforma legal, para lo cual están reuniendo más de 40.000 firmas. La propuesta legal, que podría ser tratada en la Asamblea en 180 días, si se aprueban las firmas conseguidas por parte del CNE, consiste, entre otros temas, en generar un gobierno del IESS más representativo con cinco miembros: dos de afiliados, uno de jubilados y uno de empleadores, elegidos por elecciones universales. El representante del Gobierno sería elegido por parte del Ministerio de Trabajo. Llanes también señala que la anterior reforma del IESS que fue vetada por el presidente Guillermo Lasso, el 2 de junio de 2021, podría ser retomada en la Asamblea para insistir o archivarla. También podría tratar sus propias iniciativas.

Entre tanto, de acuerdo con la opinión de Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, la nueva plana mayor del IESS no vela por los intereses de los afiliados y más bien buscaría llevar a una crisis más profunda al IESS para obligar a una eventual privatización de la entidad o para descargar todo el peso de la ineficiencia en las espaldas de los afiliados, posiblemente con medidas como incrementar años o el porcentaje de aportación. Entre tanto, dice que las centrales sindicales, han pedido al Consejo Nacional Electoral que convoque a la elección del delegado de los trabajadores.

Actualmente, es el presidente del IESS el que debe responder al Consejo sobre cuál debe ser la conformación de los colegios electorales para dicha elección. Sin embargo, esta contestación no se dio ni en el tiempo del expresidente Francisco Cepeda, ni se ha dado con la llegada del nuevo presidente. Para Erazo, este tema no estaría entre las prioridades del actual presidente del IESS, pues al parecer se encuentra cómodo con el actual representante Luis Clavijo.

Erazo considera que el IESS se encuentra en crisis como consecuencia de la política de los diversos gobiernos que ha golpeado el manejo financiero y ha permitido que la corrupción se profundice. Recuerda las resoluciones tomadas, por ejemplo en el gobierno de Rafael Correa sobre la eliminación del 40 % de contribución estatal a las pensiones o resoluciones que permitieron tomar fondos del fondo de pensiones para el fondo de salud.

Asimismo, dice que durante el tiempo del expresidente Moreno se conocieron una serie de actos de corrupción relacionados con la adquisición de fundas para cadáveres e insumos necesarios para combatir el COVID-19. Para Erazo, ahora en el gobierno de Lasso se están tomando medidas que tienden a la derivación a manos privadas de la entrega de medicinas y de atenciones, que según dice, encarecerían las medicinas y generaría más gastos al IESS. Y asegura que próximamente se realizaría una movilización nacional para exigir el pago de las deudas del Estado al IESS.

Con respecto a estas dudas, Alfredo Ortega en sus primeras apariciones en los medios como presidente del IESS ha garantizado que el IESS no se privatizará. Y ha dicho que las atenciones a los hijos de los afiliados es un derecho adquirido, por lo que no estaría de acuerdo con retirarlo. También ha indicado que se está trabajando en una reforma integral al Sistema de Seguridad Social que deberá ser muy bien estudiada para que no se afecte a los afiliados cambiándoles las reglas del juego. Sobre el tema de las medicinas, ha explicado que la externalización (abastecimiento de medicinas en farmacias privadas) es un proceso complementario para garantizar la entrega del producto que el IESS no tenga, pero que a su vez, el IESS continuará realizando las compras necesarias. Ortega se ha mostrado empeñado en que el IESS cumpla con los pagos a los proveedores de servicios y buscar los mecanismos para que el Estado pague lo que le debe a la entidad. (I)

Fuente: Diario El Universo, Republica del Banano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s