“Hasta me probaba sus zapatos”: Angela Kelly, la mano derecha de la reina, recibió una importante herencia de Isabel II

Tanto fue el cariño y la confianza que la reina Isabel II le tenía a Angela Kelly quede seguir viviendo en el palacio de Windsor, en Inglaterra, lugar donde pasó todos los meses del confinamiento junto a su majestad.

A pesar de que se conocieron de una manera muy particular, Kelly se fue ganando la confianza de la reina poco a poco,antes de que ella los usara.

“La reina tiene muy poco tiempo para sí misma y menos para probarse sus propios zapatos. Como calzamos el mismo número, tiene más sentido hacerlo así”, publicó Kelly en su libro “La otra cara de la moneda”.

En el libro, Kelly comparte varias anécdotas sobre el trabajo que vivió junto a la reina, pues también se convirtió en su diseñadora personas, incluso, muchas veces la ayudó como estilista, pus el tiempo de pandemia, fue Kelly quien le cortaba el cabello a la reina Isabel.

¿Cómo se conocieron Angela Kelly y la reina Isabel II?

Angela Kelly conoció a la reina Isabel II por casualidad hace ahora 20 años, cuando se encontraba trabajando como ama de llaves en casa del embajador de Reino Unido en Alemania. En ese momento, la reina Isabel visitó ese país y tuvo la oportunidad de conversar con ella, Kelly le contó que tenía pensado regresar a Reino Unido y, al año siguiente, la reina Isabel II decidió contratarla como su ayudante de vestuario.

“Supongo que le gusté y decidió que era lo bastante discreta para ser digna de su confianza”, reveló Kelly durante una entrevista, publica la

Sin embargo, la cosa no quedó allí, en 2002, la reina mejoró su posición y creó un cargo para ella, la monarca la nombró su Ayudante Personal, Asesora y Comisaria de Joyería, Insignias y Vestuario, encargándose desde entonces Kelly de cuidar todo lo que tenía que ver con el aspecto de la reina en sus apariciones públicas.

Kelly se convirtió en diseñadora, y en muchas ocasiones también la vistió con sus propios diseños, entre ellos, el vestido y el abrigo amarillos que Isabel II se puso en la boda de los duques de Cambridge o el conjunto inspirado en las porcelanas Wedgwood que llevó en 2012.

Un apoyo incondicional para la reina

La diseñadora también estuvo con la reina cuando perdió a su marido, el duque de Edimburgo,. Kelly revela como fue ese momento cuando Isabel II regresó al castillo. “No dijo nada. La reina fue a su salón de estar, cerró la puerta, y se quedó sola con sus pensamientos”, dijo Kelly, quien la ayudó a quitarse el abrigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s