Troya jura que su matrimonio “no fue un Show y que no recibió dinero por ello”

“A todos los hijos de put(a) que andan diciendo que mi lucha fue financiada y que mi relación fue un show, los reto a que lo prueben. Nadie me dio un centavo por 6 años de lucha, y estuve en una relación con Gabriela 10 años. Las razones de mi divorcio son totalmente personales.”, así lo indicó en su cuenta personal la politiquera, Pamela Troya, quien ha recibido el rechazo de la comunidad LGBT, luego de no manejar adecuadamente su divorcio. Muchos acusan en su cuenta de twitter de haber hecho un show y haber recibido dinero por ello.

El Matrimonio Igualitario en Ecuador se consolidó gracias a dos causas legales que llegaron a la Constitucional. Ninguna de esas causas legales, es de Pamela Troya, a pesar que luego se casó y su celebración la hizo en un lujoso hotel y contó con la presencia de políticos de derecha como Silvia Buendia, Ramíro Falconí y Sebastian Palacios.

Redacción República del Banano

 

En Carchi ciudadanos piden la salida del Gobernador “cuántico”

Con nuevos desmanes comenzó el segundo día de protestas en la provincia de Carchi, donde sus vías de acceso siguen bloqueadas desde el 24 de septiembre de 2019.
Los manifestantes se concentraron en los exteriores de la Gobernación, y enfurecidos exigían la salida de su máxima autoridad, Cristian Moreno. Incluso, rompieron el cerco policial en su intento por ingresar a la dependencia, pero los policías impidieron el acceso.
Autoridades locales, como el prefecto Guillermo Herrera, y dirigentes de la transportación y comerciantes, que integran la Asamblea provincial, se mantienen en sus pedidos: la reducción del IVA al 6 %, la declaración de zona franca para Tulcán, un fondo de inversión para obras, créditos con tasas preferenciales y la eliminación definitiva al pago anticipado del Impuesto a la Renta.
Desde un evento en Quito, el vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, rechazó las manifestaciones. “No hay justificación para la medida tomada en Carchi, yo hablé con el prefecto la semana pasada, lamento que haya tomado esta decisión. Nosotros con todas las provincias del país estamos cumpliendo todos los compromisos que hemos adquirido, no podemos hacer diferenciaciones adicionales que las que ya se han hecho para Carchi, como la canasta transfronteriza, la eliminación del anticipo de impuestos que se hizo a principios de este año”.
Sobre la salida del representante del Ejecutivo en esa provincia, afirmó que “no vamos a aceptar esta posición, sobre todo cuando ha habido y existido la apertura para dialogar. Es una decisión apresurada que perjudica a los ciudadanos de Carchi”.
Mientras la ministra de Gobierno, María Paula Romo, insistió en que desde el lado del Gobierno, hay la apertura al diálogo. “Muchas de las demandas son temas que ya se han resuelto, por ejemplo la Asamblea provincial de Carchi hablaba del tema de la moratoria del suero de leche, esto ya se decidió hace unos días, ha pedido algunas consideraciones tributarias especiales para Carchi, esto ya se está dando”.
Al momento, los manifestantes marchan con sus consignas por las principales calles de Tulcán.

#ArticuloBananero| A propósito del despecho

Los aires rancios de hidalguía siguen posicionándose con su discurso como única alternativa para acallar los males auto inducidos del país. Abundan los expertos políticos improvisados con recetas que hacen añorar nuestro pasado. Tendríamos una democracia ‘robusta’ si sólo pudiésemos subir al púlpito, dar aguardiente a los desesperanzados y, con el dedo dictatorial de Trujillo, señalar por cuáles apellidos rimbombantes las masas deberían votar. ¡Ay, qué fácil sería gobernar si solo pudiésemos retroceder al tiempo del Huasipungo!

Esta misma ideología, en la que el patrón sabe más que el peón, se destila por los corredores del poder. Para muestra, los voceros de los medios corporativos se auto proclaman dándose autoridad, para pontificar sobre el camino correcto. Nos dicen con alarma, con paranoia, que solo de ciertos iluminados “depende la democracia”. Así, al disimulo, tiran el anzuelo y ofrecen nombres de los salvadores de la democracia. Así comulgan, enmarcan e imponen el debate político en un entorno hostil de apenas 16% de apoyo al régimen. ¿Si verdaderamente fuesen los defensores, por qué no se atreven a encarar que con esa aprobación lo democrático sería llamar a nuevas elecciones? Tan eficaces son estos adalides de la democracia para solapar la inoperancia, como eficaces son al callar contra la corrupción teniendo frente el número de las cuentas de bancos de las offshore iNAPapers. 

Siguiendo el mismo hilo ideológico, lo mismo ocurre cuando los resultados de lo que arman no es de su agrado. Hoy la consigna de este momento es hacer desaparecer al Consejo de Participación Ciudadana. Y es que les resultó arisco y hasta peligroso porque podría desmontar la corruptela de los transitorios y sus coidearios. Es decir, el quinto poder del Estado, símbolo de la democracia participativa, según los “notables”, tiene que desaparecer,  porque los consejeros no son de su agrado, no vienen de las castas de cuna o de esos transitorios agenciosos serviles a sus intereses. Es más, como el vinagre a la herida,  ante el pedido de comparecencia en la Asamblea, el Padre Tuárez los dejó plantados al declarar que “no es sujeto a juicio político”…”Yo me  retiro, tengan un buen día”, y los dejó estupefactos… boquiabiertos. Simplemente, el resultado de reformar el CPCCS les salió un Frankeisntein que no lo pueden soportar, que no lo pueden controlar. Para la clase política, que cree en democracia solo cuando es de su beneficio, el CPCCS es ese otro ajeno, es la chusma que representa a la chusma ecuatoriana. 

En momentos de ineludible impotencia, uno hurga en la imaginación y se pregunta: ¿de dónde saldrán los nuevos hombres y mujeres que gobernarán nuestra patria? De qué valores y visiones tendrán que ser moldeados para que sean aceptados y admirados por sus méritos y no por la desconfianza, por la cordialidad y no por el insulto, por la eficiencia y no por el atropello. Esto es, necesitamos a líderes ajenos a la tentación de la corrupción, del doble discurso, del descarado camisetazo. Necesitamos líderes que cumplan con el mandato del soberano. Ya vivimos dicha experiencia, y… es por eso que voz tras voz se expande el eco, concluyendo que “con Correa estábamos mejor” y que “regrese a profundizar la visión que se inculcó”.

El día que nuestro pueblo empoderado pueda forjar su propio camino y construir más amplias y nuevas fronteras de conocimiento, no con superstición sino con las ciencias, no para vivir del mito, sino para ubicar la centralidad del valor humano, no para repetir la opinión hegemónica de los medios de comunicación, sino para ahondar y recobrar nuestra propia voz, no para caer en el pesimismo, sino para levantarse en  la esperanza, no por el miedo, sino por amor propio, no por la desconfianza, sino por el “¡sí se puede colectivo!”… solo entonces, ¡la construcción de una sociedad más justa, más inclusiva, será una posibilidad en el horizonte!
Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano

#ArticuloBananero| La justicia, aunque tarda, llega


El licenciado se pegó un merengue que ni él mismo en sus más íntimos momentos de hilvanar la traición pensó que le iba a salir tan bien como va el dedo al anillo. Se sintió un artista en la ejecución. Se sintió más pilas que todos los vivos. Por años, había calculado y controlado el sistema de corrupción sin que su equipo fuera detectado. Mintió a todos y eso lo hizo sentirse omnipotente. Si había que traicionar a cualquiera que se le cruce en el camino, pronto sería cosa humana del pasado. Se decía a sí mismo, mientras mascullaba la estrofa, para inflarse de aires de intelectual existencialista: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. 

Así siguió creyendo que su crimen era el “perfecto” y que nadie lo descubriría. 
Ahora, con la película más clara, vemos que lo que él mismo había cometido, es lo mismo de lo que él cínicamente, con su sonrisa socarrona, sin reparo alguno había acusado a otros. Después de tantas evidencias de fotos ostentosas en las redes sociales y de comprometedores correos electrónicos, podemos ver que lo que hace, lo hace a sangre fría. Y es que en realidad, no es otra cosa que ver las aspiraciones que él proyectó cuando en aquellos días se las veía entre parches y zurcidos, entre arroz con huevo y acordes de romances mediterráneos. Aún lo podemos ver en fotos, después de su desgracia,  junto a su fiel compañera, de apariencia humilde y austera, sumisa y estoica: ajena al blink americano, quizá de hace cuatro décadas en un entorno de una lánguida clase  media.


De allá a acá hay una selva amazónica de diferencia. Al parecer, por el decoro de su vida, esa vida suya, de ejercicio político de hombre de izquierda, que debería de ser para servir al prójimo, servir al más necesitado, solo le ha servido, supuestamente, para ayudarse con millones de dólares acarreados a su cuenta para si mismo. Su razón de ser no fue la justicia, fue el dinero. Y un ambicioso con poder, augura malos presagios. Porque aquél que denuncia al ladrón, al que acusa de autoritarismo, al que denosta de ambición por el poder, es el mismísimo que ha cometido aquello que denuncia. 


Es así que ya no nos sorprende que en actos sociales, ciudadanos indignados le gritan “fuera Moreno, fuera”. El rechazo es abierto y frontal, reflejo de un 84 % de de desaprobación. De tanto apuntar el dedo al prójimo, ahora le apuntan a él. Su mancha en su conciencia, si es que la tiene, por más que trate, no podrá borrarla ni lavarla, peor aún con el agua del Río Napo, allá donde tiene su cobachita, indiferente al lujo euro céntrico que hoy se da, aunque se haga, en sus propias palabras, el “pendejo”.

Su paso por el poder no servirá para otra cosa que un ejemplo para no ser lo que decidió ser. Se convertirá en la antítesis de los valores que nuestra futura generación tendrá que engendrar si el objetivo es salvar a la Patria. Porque su daño, su ponzoña, no es solamente contra la lealtad de su exbinomio, ni por la mayoría que confió en él, sino contra la misma esperanza de ser gobernado bajo el manto del Estado de Derecho, el debido proceso, el de la democracia misma. 

Uno se pregunta cuántos millones de ecuatorianos serán postrados nuevamente a la pobreza, cuántas muertes y sufrimientos causarán el despojo de su política pública de salud, cuántos sueños de niños y jóvenes capaces se verán frustrados al no tener la igualdad de condiciones que da la educación formal,  necesarias para anclar un futuro próspero? Y qué pensará la nueva camada de jóvenes comprometidos, que al testimoniar la ingratitud contra aquél que quiso enderezar lo torcido del país, hoy se lo vitupera, se lo castiga, se le tiende trampa tras trampa con el fin de que no regrese. ¿Querrán comprometerse por el desarrollo de su nación? ¿Acaso no conocen los incrédulos, los que han interpuesto obstáculos constitucionales, el  famoso relato mítico de Odiseo, que nos enseña que no habrán obstáculos que impidan su regreso a su Patria?

Pero la justicia, aunque tarda, llega. Ya se empieza a desmoronar el castillo de naipes. El nuevo Consejo de Participación Ciudadana y Control Social ya ha anunciado que le va a seguir los pasos para descubrir quién está detrás del notorio INAPAPERS. Su principal encubridor, “el Contralor auto sentado”, ya está directamente bajo sospecha por el lavado de activos de su sobrino, el flamante hombre del maletín de 250 mil dólares, apresado en Miami. Ahora, a conveniencia ya anticipada, niega el público y notorio parentesco y lo califica como “lejano”. Al parecer, ya se les acerca la hora de rendir cuentas del ya denunciado entramado de corrupción por el mismo Alex Bravo. Se anuncia que será objeto de veeduría, cuyo resultado será su fin merecido.

El licenciado se emborrachó con el poder. Su paso sólo dejará una estela de ignominia y en su frente llevará la palabra imborrable: corrupción. Es curioso que aquél que hacía referencia al “Señor de los Anillos” para endilgar, es el mismo que cayó en la sed por el poder.

Luis Alfredo Castillo

Prensa República Del Banano

#ArticuloBananero| Lawfare: Lula, Glas y la presunción de inocencia 

Si antes se necesitaba la fuerza militar para obtener el control del Estado, 
hoy en América Latina se necesita el poder judicial. De conseguirlo, cualquier 
frágil Estado de derecho estaría en peligro de desaparecer. Es la herramienta clínica y eficaz para cometer actos de injusticia y de venganza contra enemigos políticos. Se trata de la nueva estrategia del Lawfare: apoderarse del poder judicial… encontrar la figura jurídica para el supuesto delito y, por medio del engaño, crear falsas acusaciones. A la par, los medios de comunicación se encargarían de cambiar el parecer del imaginario social. Esto que está de moda ha aflorado con desfachatez en Brasil, en Argentina y en Ecuador. Hace pocos días, el sumo pontífice confirmó esta inhumana práctica: “El Lawfare, además de poner en serio riesgo la democracia (…) es utilizado para minar los procesos políticos emergentes y propenden a la violación sistemática de los derechos sociales”. 

En este entorno, el principio de presunción de inocencia se va al tacho de basura. Uno pregunta, en contraste, ¿por qué no ocurre la manipulación a la justicia en EE.UU.? Hace ya más de dos años se ha tratado de vincular a Donald Trump en una conspiración con Rusia para obtener ventaja en las elecciones presidenciales sobre Hilary Clinton. No es robo, coimas o asociación ilícita de lo que se lo acusa. ¡Es más grave! No es tan solo el supuesto de haber hecho trampa en las elecciones, sino también de haber cometido un acto de traición a la patria por haber negociado clandestinamente con el enemigo. El fiscal especial Robert Mueller, muy metódico y pragmático, fue desvelando el entramado de la supuesta corrupción para al fin llegar a saber si el presidente de los EE.UU. cometió el crimen que se le alega. Guste o no, dos años después llegó a la conclusión críptica: no es culpable, pero tampoco lo exonera. Transfiere la competencia al Congreso para que profundicen la investigación y ver si hay causal para la debida destitución del presidente Donald Trump. Queda claro que en dicho país el sistema judicial sí respeta la presunción de inocencia, hasta que haya vínculos concretos, más allá del beneficio de la duda. 

En Brasil, como Argentina o Ecuador, están lejos de estos fiables lujos legales. Acá es suficiente que haya testimonio de convictos confesos para inculpar a los acusados, a cambio de reducir la sentencia de prisión. El testimonio de Aldemário Pinheiro, convicto y ex director de la constructora OAS, vale más que los testigos de 73 declaraciones que contradecían las acusaciones contra Luis Inácio da Silva. El mismo Luigi Ferrajoli, teórico en garantismo jurídico, junto a jurídicos internacionales que se han pronunciado contra el viciado proceso, han detectado “impresionante ausencia de parcialidad” y desmontado las premisas de la sentencia del juez Sergio Moro. A Lula da Silva se lo acusa de haber recibido un apartamento de la constructora OAS. No existe evidencia del soborno, no hay documentos que vinculen a Lula da Silva como propietario, ni como arrendatario, ni como visitante. Es decir, nunca estuvo en dicho apartamento. Es más, dicho apartamento “acaba de ir a subasta, con lo recaudado para la empresa que es la real propietaria del inmueble”. En Ecuador se siguió el mismo libreto. De los 13.5 millones de dólares que se acusa al ex vicepresidente, Jorge Glas, de recibir en sobornos por parte de Odebrecht para adjudicar contratos, no hay rastreo alguno que indique en qué cuenta está ese dinero. Lo que si hay, es la confesión del ex presidente de la Asamblea Nacional en donde alude que sí hubo un pacto entre el fiscal general Baca Mancheno y el gerente, José Conceição Santos, corrupto confeso, de Odebrecht, para encarcelar a Jorge Glas y tomarse la vicepresidencia.  En un Estado de derecho no se podría sostener esta arbitrariedad.

Sabemos de que todas estas triquiñuelas tienen el propósito político de recuperar el poder del Estado. Primero fue contra Dilma Rousseff, después contra Lula, impidiendo a que regrese a gobernar, teniéndolo preso. Ahora con las nuevas revelaciones por el periodista estadounidense Glenn Greenwald del diario “The Intercept Brasil”, es claro que todo fue un montaje amañado, una farsa ejecutada entre el ex juez Sergio Moro y el fiscal de la operación Lava Jato, Deltan Dallognol. Perpetrada la patraña, tenemos: Moro, ministro de Justicia, Bolsonaro, presidente, y Lula, preso.

También es claro que a las élites les es insoportable rondar con el hecho que un insignificante obrero metalúrgico haya sacado de la pobreza a más de 30 millones de brasileños y que haya “reducido drásticamente los niveles de desnutrición y desescolarización de los niños y jóvenes de su país”. Por lo tanto era imperativo operar al margen de la ley. Es raro que en vez de premiar, las élites castigan. Para ellas resultaría imperdonable dejar que nuevamente Lula sea presidente. Las encuestas abrumadoramente anunciaban que más de 40 millones de votos estarían con él, ganando ampliamente las elecciones del pasado octubre. A propósito, el mismo libreto se aplica contra la amenaza del inexorable regreso de Rafael Correa. 

Lula fue condenado por haber germinado la esperanza de mejores derroteros. Ernesto Mándela, Mahatma Gandhi, Martin Luther King Jr y ahora otros presos políticos, Luiz Inácio da Silva, Jorge Glas y la vigente persecución política contra Rafael Correa, roerán la conciencia de los “Sergios Moros” de la región, con nombres diferentes pero Torquemadas al fin.
Luis Alfredo Castillo 

Prensa Republica Del Banano

Espinosa dejó de ser hoy la Ministra de Salud tras renunciar a su cargo

Fuentes del Ministerio de Salud confirmaron a EL COMERCIO, pasadas las 21:00 de este martes 25 de junio del 2019, que Verónica Espinosa Serrano dejó de ser la ministra del ramo. El Gobierno le agradeció por sus funciones. La tarde de este martes, la funcionaria salió del edificio de la Cartera de Estado en medio de aplausos y abrazos. En las instalaciones de Salud, servidores formaron un círculo alrededor de Espinosa y le aplaudieron, entre abrazos y flores, bajo una pantalla gigante con imágenes de agradecimiento. Verónica Espinosa estuvo al frente de la Cartera de Salud desde enero del 2017. Su salida se produce en medio de críticas a su gestión, como las fallas en los resultados de las pruebas de VIH, problemas con insumos médicos como el paracetamol y la presión para la aprobación del Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos. La funcionaria, que cuenta con una carrera en el sector público, estudió Medicina en la Universidad Internacional del Ecuador. Allí obtuvo una beca estudiantil por méritos académicos. Realizó su internado rotativo en el Hospital Carlos Andrade Marín del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Como parte de su formación fue estudiante dentro del Programa Erasmus Mundus en la Universidad La Pitié Salpetriere en París – Francia; hizo una maestría en Salud Pública en la Universidad San Francisco de Quito y un Diplomado en Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos en la Universidad Salud de Argentina. Espinosa tuvo una carrera en el sector público. Se desempeñó como directora del Subcentro de Salud de Puembo. Fue coordinadora encargada del Área de Salud en Yaruquí y directora médica en Laboratorios. Además fue asesora en el Ministerio de Salud; Subsecretaria Nacional de Gobernanza de la Salud Pública y Viceministra de Gobernanza y Vigilancia de la Salud. Dentro de sus funciones ha sido delegada como representante del Ministerio de Salud Pública en el Consejo Directivo de SOLCA, Presidenta del Consejo Nacional de Fijación y Revisión de Precios de Medicamentos de Uso y Consumo Humano y delegada del Ministerio de Salud Pública ante el Directorio del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual. Entre sus proyectos estuvo la estrategia Médico del Barrio con el que se buscaba consolidar un modelo preventivo y de promoción de la salud. Esa era la meta. La iniciativa, además, se constituyó en la herramienta del presidente Lenín Moreno para deslindarse del modelo impuesto por su antecesor, Rafael Correa. Además, apuntó a campañas de lactancia que incluyó el reconocimiento de empresas como Amigos de la Lactancia. Espinosa estuvo en medio de las críticas en los últimos meses por la falta de aprobación del Cuadro Básico de Medicamentos. En esta revisión se pretende incluir 50 medicamentos, para lo que se necesitaría un presupuesto similar a los usados para adquirir los 787. Es decir, cerca de USD 300 millones adicionales, por lo que para Espinosa era necesario priorizar la adquisición de los médicos y evaluar el costo beneficio de los mismos antes de incluirlos. 

Con información de El Comercio

Amenazan de muerte al preso político y ex vicepresidente Jorge Glas

La mañana de este domingo 23 de junio, comenzó a circular en las redes un video en donde supuestos privados de la libertad amenazan de muerte a Jorge Glas, quién se encuentra recluido en el Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi.

“Lo vamos a matar a Jorge Glas, lo vamos a ir a buscar y le vamos a entrar”, asegura en ese video uno de los encapuchados que aparenta ser el líder, quien además pregunta a supuestos compañeros suyos sobre el por qué no tomaron al exvicepresidente en días pasados.
“Estamos cansados de este Gobierno que no hace valer nuestros beneficios como PPL (Personas Privadas de Libertad)”, añade el encapuchado mientras tiene en su mano un cuchillo.
Sobre este video anónimo, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad (SNAI), aseguró que las imágenes no tienen indicios de veracidad, mientras que Edmundo Moncayo, director general de la entidad recorre el Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi, para verificar el cumplimiento de protocolos de seguridad.
Por otro lado, el abogado de Glas, Eduardo Franco, pidió este domingo a las autoridades que trasladen a su cliente a una cárcel más segura en Quito, ante la supuesta amenaza contra su vida.
La ministra del Interior, María Paula Romo, también se refierió al tema a través de su cuenta de Twitter. “Paredes y tipo de ducha del video no coinciden con las características de un CRS, pero nunca subestimamos una amenaza. El ministro Edmundo Moncayo recorre en este momento la cárcel de Latacunga y verifica directamente”.
Glas fue condenado a seis años de prisión por un caso de asociación ilícita relacionado con la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y cuando mantenía prisión por algo más de un año en Quito, fue trasladado en octubre del año pasado a la cárcel de Cotopaxi. 
Fuente: Ecuavisa

Gustavo Bucaram confirma que recibió $100.000 para Bonilla

#FlashBananero| Gustavo Bucaram, quien en 2013 fue secretario de Viviana Bonilla en la Gobernación del Guayas, confirma que ella le dispuso viajar a Quito para recibir 100 mil dólares en efectivo para la campaña electoral.

Ciudadano es detenido por llamar corrupto al Presidente Moreno

Fue con ocasión de las fiestas de Machala

Un ciudadano no identificado fue detenido este viernes 21 en la ciudad de Machala, durante las festividades de esa ciudad, todo por haber gritado en contra del presidente Moreno Garcés “Lenin Corrupto”, segun lo ha mostrado este fin de semana el medio digital Ecuador Play que registra la detención con un video que ha puesta en su cuenta de twitter.

El hecho se habría producido este viernes en la capital de la provincia de El oro, en las festividades de Machala, cuando el ciudadano ante el paso de la caravana presidencial con el primer mandatario gritó ‘Lenin Corrupto’, lo que originó que los miembros de la escolta policial del presidente procedan a retenerlo para registrar sus datos.

El sitio digital Ecuador Play, logro captar el momento en que el ciudadano es detenido por la policia, y ante los reclamos de la gente se aproxima a la cámara y expresa que es detenido por haber pronunciado esa frase, y que no respetan su libertad de expresión.

La difusión de este video provocó los reclamos de muchos de los ecuatorianos, que consideran inapropiada esta dtención, ya que el régimen se jacta de respetar la libertad de expresión. Es mas, se lo ha comparado con una conducta similar que en su tiempo Lenin Moreno criticó de su antecesor Rafael Correa, cayendo en la misma situación ahora en el poder.

No se conoce finalmente si se mantiene detenido al ciudadano, ya que los insultos a la majestad del poder son sancionados con cárcel y multa en el caso ecuatoriano.

#ArticuloBananero| Moreno y Lasso: el encuentro del roto con el descosido

En nuestro Ecuador ya es costumbre llamar a rueda de prensa para hablar en nombre del pueblo ecuatoriano. Por lo visto, solo es necesario que una sarta de agenciosos encomendados se crean mejores que otros prójimos para que se auto proclamen ser los justicieros, la voz de los sin voz. El requisito: decir la mentira, con cara dura y desfachatez. Así lo hicieron los representantes del bloque CREO, pontificando sobre el espíritu democrático, dando testimonio simbólico que ellos sí co-gobiernan con el morenismo, con el fin, lo dicen, de hacer desaparecer el correísmo. Están seguros que los nuevos consejeros sin alcurnia serán la piedra del zapato y el sacerdote Tuárez, el nuevo cuco del barrio.


Sin más razón que la de su predecible extravío o por su capricho minoritario, el movimiento CREO declaró que no apoyará ni reconocerá el posicionamiento del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, “porque no representan al actual espíritu de los ecuatorianos”. Para rematar la burla,  llaman a Consulta Popular para que éste desaparezca. Es decir, para CREO, liderado por Guillermo Lasso, el mismo que instigó a votar por el voto nulo y lo perdió, el pasado 24 de marzo, no se registró en el horizonte de su conciencia política, o, como es de su costumbre, no les importó la voluntad popular. Así las cosas, Lasso ha cavado su propia fosa. Su derrota ya está escrita.

Es como que no se hubiesen enterado que la mayoría ya se pronunció. El 77 % votó y aprobó por la continuación del Consejo de Participación Ciudadana. Para ser más claro, hasta quieren eliminar aquello que recientemente tuvo el aval democrático, en un mar de sapos transitorios. En esta realidad política cuántica, la política del despiste, no todo lo que se escucha, realmente es escuchado. Igual, no todo lo que se ve, en realidad es visto. Solo existe el oscurantismo urdido por el trastorno caprichoso de líderes necios. “Creerás lo que yo diga”, dicen los autócratas. De lo contrario la cuadrilla enviada desde el ejecutivo continuará amedrentando. Desplegarán a asambleístas a marcar la raya para que no se  fiscalice. Amenazarán a los flamantes consejeros con juicio político y los medios harán lo que mejor hacen: causar desazón, mentir e imponer ideas en consonancia a las del imperio y a las de sus intereses políticos y económicos.

Entretanto, detrás del telón, se entrevé que los malos cálculos políticos de Guillermo Lasso continúan sin olfato político, ese olfato que el dinero no puede comprar la esquiva aceptación popular. Él, como ningún otro, se ha caracterizado en emprender causas contradictorias a la realidad política ecuatoriana. Ahora, ya no hay duda de que su plan de gobierno es el que está vigente. Ya no hay duda de que está en contubernio con este gobierno de apenas 14 % de credibilidad. Ya no hay duda de su alianza con el mismo gobierno que, supuestamente, le robó la presidencia y de que su movimiento azuzó a militares a sublevarse  o a incendiar Quito. De eso solo queda un desabrido recuerdo. Sus gritos de fraude solo fueron mentiras de malos perdedores. No es difícil comprender su afinidad con los morenistas: ambos mienten. Es el encuentro del roto con el descosido.

¿Qué réditos políticos podría sacar Guillermo Lasso que no sea el de usufructuar económicamente de la vigente coyuntura política? Las millonarias ganancias de la banca hablan por sí solas. Al parecer, por el dinero, que es lo que realmente importa, se lanza a su propio suicidio político. Se lanza a apoyar a un régimen que tiene una bajísima aprobación popular. La cual, para un gobierno que tenga sensibilidad democrática, sería causa para renunciar al cargo. La confianza dada a Moreno ya no tiene el claro y contundente consentimiento, ni la autoridad, ni la legitimidad para ser representantes de un pueblo soberano que abiertamente lo rechaza. 

Era solo cuestión de tiempo para que los actores clandestinos que dirigen las riendas del poder salgan a la luz y declaren abiertamente su participación en el descalabro de este gobierno. Ya no hay duda: Nebot y Lasso son los mayores titiriteros. Han dejado su marca endeble, dando viso de lo que se nos vendría en el 2021. Así como ahora es su voluntad, mañana será lo mismo y peor.
Luis Alfredo Castillo

República Del Banano