¿Qué opinan los expertos sobre el primer día de semáforo amarillo en los cantones Quito Y Pedro Moncayo?


Al igual que el cantón Quito, Pedro Moncayo inicia su primer día con el semáforo amarillo. Pero, hasta el dos de junio, el GAD pedro moncayense no ha hecho público ningún protocolo de seguridad y contingencia ni consultado el cambio de semáforo rojo con médicos expertos, ni investigadores ni nadie que sepa hacer un buen examen de la realidad cantonal.

Mientras que en su vecino cantón, la capital ecuatoriana, el presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, señala que Quito todavía no está listo para el semáforo amarillo, pues «la curva del Sars-Cov2 no disminuye, ni los contagios han empezado ha bajar». Esta postura es apoyada por la academia, los rectores rectores de la Universidad Central del Ecuador y la Universidad UTE coinciden en que esta mal nombrada ”nueva normalidad” , —porque ningún gobierno o alcalde puede normalizar que, «la situación de la curva epidemiológica está grave y puede haber un rebrote que resulte fatal para los quiteños» recalcan los rectores universitarios. puede ser normal.

V.d Virgilio Andrango, parece escuchar desde algún ocultado sitio la decisión ya tomada y hoy aplicada por su contra parte, Jorge Yunda, y copiarla en su cantón. Pues las medidas que ha manifestado no deben sorprender, pues son básicas. Lo escencial, planes de re activación económica, la opinión de los expertos, la realidad hospitalaria de Pichincha (su sistema de salud está saturado, al 90%), los insípidos controles de la policía que frente a sus ojos deja que grupos de personas se aglomeren, «cómo si el semáforo estuviera en verde» —comentario popular, paseen tranquilos a cualquier hora del día… o noche. Tampoco han habido planes ante un nuevo brote que pondría en una situación crítica al poco distanciado entre sus habitantes y parroquias, Malchinguí, Tupigachi, Tocachi, La Esperanza y Tabacundo, de Pedro Moncayo.

Los expertos, por último, también mencionaron cambiar el color de semáforo al amarillo una o dos semanas después a la de hoy. Añadieron que, la economía del país está siendo destrozada y esperar hasta quince días más no afectará la situación económica del país ni la empresarial. Pero el brindar alimento, servicios básicos para la supervivencia, luz, agua, internet, sin duda es una realidad posible —pero sería una locura pensar en la vida sobre la razón económica-financiera del Estado, su gobierno, sus alcaldes y empresas —. Aún con esta economía.

¿Como calificaría las acciones adoptadas por sus gobiernos locales?

Fuentes:

Pichincha Comunicaciones

GAD de Pedro Moncayo

Aspectos que los usuarios de bus no pueden olvidar y tienen el derecho de exigir

Volver a la calle y subir a un bus de transporte urbano es una realidad necesaria para las distintas personas de las ciudades ecuatorianas. Pero sin duda no será igual situación. Desde que el semáforo pase del color rojo al amarillo, el transporte urbano circulará con el 50% de aforo. Y el trato público debe tender a mejorar.

En el contexto de la pandemia se han establecido nuevos protocolos, medidas y reglas que acompañaran a las que les precedían y que no fueron alteradas para el sano convivir de los usuarios del bus y metrobus. Frente a esta realidad los conciudadanos que hagan uso de este medio de transporte no pueden olvidar—¡ni pensar que es normal o merecido!— los sitios de donde sube o las condiciones de cómo llega, es decir, esos aspectos que los usuarios tienen derecho a exigir. —si somos dignos—, y pocas se veces se cumplen.

1. Las paradas deben estar ubicadas a máximo cinco minutos de caminata para el peatón y deben ser espacios seguros que cuenten con lugares para escampar de la lluvia o evitar el sol. Además, deben tener bancas para sentarse.

2. Los usuarios deben tener el tiempo necesario para abordar la unidad y deben hacerlo únicamente cuando el bus se haya detenido por completo, para evitar caídas y accidentes. Lo mismo debe ocurrir a la bajada. En caso de que se trate de personas con algún tipo de discapacidad, el cobrador del bus debe ayudarlas a abordar la unidad.

3. Las personas tienen derecho a ser tratadas cordialmente, no con insultos ni groserías. Además, a que durante el viaje no haya correteos o frenazos de golpe que pongan en riesgo su estabilidad. La velocidad del bus debe ser constante. No debe viajar excesivamente lento o demasiado rápido.

4. Se deben respetar los asientos de preferencia para personas embarazadas, con niños en brazos, o de la tercera edad. Estos deben estar ubicados en la parte delantera del bus. Y en caso de que el pasajero no ceda el asiento a estos grupos vulnerables, de manera cordial el conductor o ayudante deben pedirle que lo haga.

5. La unidad debe encontrarse limpia, sin basura en el piso y sin palabras indecorosas escritas en los asientos. Debe tener un basurero. La música, en caso de haberla, debe ser moderada, no estridente.

6. No se debe exceder el número de pasajeros sentados y de pie, para que no existan pisotones, golpes, apretujones ni empujones entre usuarios.

7. Las personas tienen derecho a que el bus no expulse humo negro frente a ellas mientras esperan una unidad y a que no toquen la bocina cerca a ellas sin motivo.

8. El bus debe viajar con las puertas cerradas para no poner el riesgo la integridad de los pasajeros. Las ventanas deben estar en correcto funcionamiento para que puedan ser abiertas o cerradas en caso de lluvia o sol.

9. Las personas tienen derecho al confort. El transporte es un negocio. Si alguien va a una tienda o restaurante y no es bien atendido, no regresa, pero en el caso de los buses, las personas no pueden hacer lo mismo.

10. De debería dar facilidades para el multitransporte. Sistemas que permiten al ciclista colocar allí su bici para poder viajar unos tramos cicleando y otros en las unidades de servicio.

Además de qué, queda la discusión de las personas que no están incluidas en los asientos de preferencia por presentar distintas adversidades, como haber sido operado recientemente, un ejemplo.

Fuente: El Comercio

P.D. Comente si conoce uno o más casos de personas que deberían incluirse en los asientos para personas de atención prioritaria. O qué otros aspectos también deberían contarse.

Jesús le dijo a sus judíos « La Ley es para los esclavos »

—Victoriosos. Un día después de la Batalla de Pichincha, hombres y mujeres ya libres de Quito, Guayas y Azuay — gentes del Ecuador entero, más claro—, empezaron una significativa marcha para asesinar los últimos rezagos que nos atan a una realidad de servidumbre y explotación infrahumana desde hace más de 200 años.

En medio de la crisis sanitaria más grande de todos los tiempos, indignados, burlados, muchos en ayunas porque no pueden comer más, se alzaron en una voz que extrema el zumbido de la queja y parece transformarse en algo más, en algo que viene a desatarse después, cuando no hay más alternativa. Los que han sido hipnotizados les dicen ”bullas” y alcanzan categoría de tal porque de llamarse otro modo sería ”censura” —favor de las empresas de comunicación masivas—, los intelectuales más sutiles les dicen masas por su potencia y energía revolucionaria—es decir, tienen el germen que origina las posibilidades de una realidad distinta. Pero, solo aquellos que reencontraron la seriedad que de niños tenían para jugar, gentes que maduraron y están dentro del zumbido saben que el nombrar no tiene cabida—le pertenece a un segundo plano no sucinto—, y menos cabida tendrá porque no marchan solos. Frente a ellos vienen en motos, vienen con perros, con caballos, con antimotines, con trucutus, con pistolas…, trayendo paz y orden en nombre de la ley. Los que tienen el olfato refinado dirán que son puercos, por su insaciable hambre—de dinero— que les motiva al trabajo más sucio y asqueroso, tener de enemigo al prójimo. Hieden desde lejos, no respetan viejas, ni madres con pimpollo en brazos, pues solo hozan la porquería de su esfuerzo.
El profeta más grande de todos los tiempos no hubiera nacido si el nepotismo y los tiranos hubieran comprendido que hay realidades superiores donde los pueblos saben vivir sin la llegada de ellos, los que dividen y matan, los que roban, los que empobrecen. Ellos inventaron esa palabra ”ley”, ”censura” para hipnotizarnos, castrarnos y mangonearnos. Por esta misma razón o muy parecida Jesús, hijo de María y José dijo que, « la ley es para los esclavos ». Y hoy dos mil años después no ha habido censura, ni dictador o tirano, que logre apagarnos. Muy por el contrario nosotros, ese zumbido, ya está muy elevado y amenaza con estruendos.

Bienes patrimoniales del Estado quedarían abandonados sino se deroga el decreto 1057

Marcelo Tapia, maquinista de trenes y secretario general del Comité de Empresas Único del Ecuador señala el hecho de que ‘‘de la noche a la mañana, extingan una empresa de ferrocarriles con historia y patrimonio cultural’’. En una entrevista a por medio de Pichincha Universal. 

El 20 de mayo, hace una noche, Lenín Moreno ordenó acabar con ocho necesarias empresas públicas, mediante ocho decretos, respectivamente.  

A la mañana del día siguiente en Chimbacalle, trabajadores, maquinistas y demás gentes se convocaron en un plantón en la estación del tren para quejarse, pedir se derogue el decreto 1057 y dar otras respuestas a la sutileza tomada por el primer mandatario. Pues ni el presidente de la república, ni funcionarios del ministerio y mucho menos el ministro de turismo; principal responsable de las comunicaciones fructíferas con empresas culturales, intentaron siquiera dialogar con antelación de lo que hoy significa dudas y zozobra. Como la que se hace Marcelo Tapia, «¿Qué pasará con estos bienes intocables?!»  

El tren ecuatoriano nace firmemente como un sueño hace 149 años, dentro del proyecto de modernización religiosa del ex tirano García Moreno, pero lo vemos atravesando montañas y ciudades con el revolucionario Eloy Alfaro. En el año 2008, pese a que sus líneas fueron abandonadas, vuelve a funcionar tras cincuenta años abandonada. Alcanza todos los honores que un proyecto creado por el pueblo y para el beneficio del pueblo pueda tener: monumento civil, patrimonio histórico testimonial, patrimonio cultural y símbolo de identidad nacional. 

En un bello intento patriótico ha buscado unir los diferentes tipos de poblaciones cruzando montañas y ciudades. De esta empresa ‘‘322 familias viven por empleo formal y más de dos mil viven de emprendimientos’’ a lo largo de las líneas ferroviarias, comenta Tapia, sino se deroga el decreto 1057. 

Fuente de la imagen: Cortesía 

Presidente compara la situación del país con las de familias ecuatorianas que perderían la mitad de sus ingresos para vivir

Vía cadena nacional, el presidente, V.d  Moreno comunicó que la realidad del país ‘‘es la de una familia que perdería la mitad de lo que gana’’. Esto aludiendo a los artículos de las últimas leyes aprobadas, verbigracia la Ley Humanitaria, que colocan al empleado ecuatoriano en una precaria situación donde las condiciones para trabajar, afirman expertos, son iguales a las condiciones de hace cien años atrás, pues la vida del trabajador y la de su familia dependen únicamente de que tan flexible y tolerante sea su moral,  frente lo que mande su patrón. Esto tras anunciar que 150 mil conciudadanos ya han sido despedidos. 

Al parecer, la corrompida ‘‘ley natural’’ no solo justifica las acciones del gobierno, sino que atribuye al primer mandatario y al empleador o patrón el semblante de un hombre caritativo.  Para Enrique Ayala Mora, historiador y catedrático ecuatoriano, cuenta que el vencedor tenía sobre los vencidos la de matarlos, pero en vez de quitarles la vida a los prisioneros les cargaba de cadenas y les hacía sus esclavos; era un hombre caritativo. Luego la esclavitud nació de la misericordia. 

Decenios más adelante, los que hoy pueden llamarse abuelos y bisabuelos, se las vieron con los mismos patrones; en el campo el hacendado o patrón tenía el derecho natural de la tierra donde los peones la trabajaban duramente, cargados de pala y herramientas pesadas, bajo el sol y bajo la lluvia por un salario que en la mano no se veía. El punto es, que cuando sucedieron las reformas agrarias, los pobres hombres tuvieron que vender todo lo cuantificable y endeudarse con instituciones financieras y más trabajo para comprar al patrón una chacra de tierra, que bien sino era la mejor servía para asentar una casa y un cultivo. Por último, mientras iba desapareciendo la hacienda y nos acercamos a los años 2000, los padres de nuestros padres seguían laborando ‘‘gratis’’ y obligadamente la tierra del patrón por deudas, centavos, o la simple costumbre de servir por miedo, pues el patrón, como vencedor, tenía el derecho de castigar y explotar hasta la muerte al que no nació siendo amo, ni con amparo de igual en la ley. 

Mientras dura la pandemia, el Estado, la divina providencia y los canales de información oficiales mantendrán guerra contra un enemigo invisible. Solo así se justifica la ‘‘ley natural’’ que impone a los vencidos la solidaridad; hija de la misericordia ¿para volver a estar a merced de un vencedor inicuo, con fama de empleador, tirano y diablo! 

Fuente: Secretaría Nacional del Ecuador 

Ley de Apoyo Humanitario: resumen de sus 5 puntos críticos

El proyecto de Ley Humanitaria que entró en vigor desde la noche del sábado, 16 de mayo, y que ahora está en manos del Ejecutivo, prioriza la caridad al servicio de la reactivación económica y empresarial a fin de posiblemente evitar despidos de trabajadores y aliviar la situación social.    

Gracias al principio de unidad en la Asamblea Nacional demostrado con los votos de Alianza País, Daniel Mendoza, César Litardo y todo el movimiento CREO.,la nueva ley da paso a que  

  1. El patrón o empleado podrá reducir la jornada laboral, y con ello el salario mensual, de sus empleados hasta en un 50%; es decir, puede pasar de ocho a cuatro horas diarias.   
  1. A su vez, podrá reducir el 45% del salario actual del trabajador hasta cuatro años. Es decir, durante 4 años el trabajador ganará 45% menos de lo que gana actualmente. Por ejemplo, si usted ganaba 400 dólares y se aplica esto en su empleo usted ganará hasta por cuatro años 220 dólares. Sin olvidar que,  
  1.  los empleadores podrán tener los obreros a “prueba” hasta cuatro primaveras.  
  1. Si se produce un despido dentro del primer año de la aplicación de la ley, las indemnizaciones se calcularán con base en la última remuneración percibida antes del aplicativo. Por último  
  1. Los empleadores podrán decidir de forma unilateral, sobre el trabajador, el cronograma de sus vacaciones, en el caso de que sí decidieran dárselas. Sino serán reemplazadas por una compensación previamente acordada.  

 
Fuente: Teleamazonas 
 

Vuesa merced Lenín Moreno ”la gente ya está harta”. Conozca por qué

Conozca por qué

Miren bien lo que dicen, que solo de ello debemos ser esclavos. 

Los hombres no son de paja ni las mujeres de telas, finas, elegantes. Y déjenme explicar. Somos niños que, bajo una máscara, no podemos salir de casa, esa es la ley del padre quien no puede dejar de preguntarse ¿en dónde gobiernan las leyes?, ¿dónde impera la justicia? Y cuál es la más libre. Con el cabello corto, algunos pelillos blancos, leves y bruscos dolores y cansancios cercanos al aburrimiento, él no para de recibir palos de un ciego que vapulea cada vez más con más tino y fuerza.  ¡CRACK! 

Se dice popularmente de Dios que lo que envilece y corrompe su obra no le agrada; lo que la embrutece le irrita. Si ha de haber ley, será universal y sin par, no la del más fuerte, no la de apoyo humanitario ni la de maldita la cosa que justifique al ‘‘capón’’ que, aprovechando la bendita suerte que lo coronó,  haga sentir su presencia solo para anunciar que «eso» va a ser, porque debe ser, vulnerado y sino fatal. El tirano se presenta ante la ‘Divina Providencia’ para hacer de su palabra, la necesaria verdad.  El pueblo está encerrado en sus casas, se cuida de una pandemia originada por una neumonía atípica. Pero el gobierno no tardó en poner a prueba su resistencia, su resiliencia y su paciencia. Apenas sus conciudadanos por amor se quedaron en casa para guardar y cuidar la vida de los demás conciudadanos. Pese a portar una máscara antifluidos, por armadura social, nadie esperaba que el gargajo lleno de ‘‘coronavirus’’ venga desde el interior de nuestras casas, expulsado por la Divina Providencia. Haciendo de la ley un chiste y ajustando las condiciones del país para que el encierro no sea para racionales sino para esclavos, sin valor, sin razón y sin voz.   

Vd. Lenín Moreno, no sería más honroso regir un puñado de hombres y mujeres libres, hacerse querer de ellos y hacerse estimar de sus conciudadanos. Sepa que la queja es el consuelo de los tristes cuando la injusticia ofende ‘‘eso’’. Esto lo aprendí conviviendo en Malchinguí y lo valoricé en Quito, pero también entendí que, al final la queja es consuelo. 

Fuente imágen: St. H