Continúa rifa a favor de Jorge Glas

#FlashBananero| Correístas organizan rifa en beneficio de Jorge Glas, debido a penurias económicas. Rifan una laptop, bisutería, una guitarra acústica y una tablet.

Anuncios

CNE afirma que Tuárez no cumplió requisito de no pertenecer a partidos políticos

El vicepresidente del @cnegobec Enrique Pita dijo que José Tuárez no podía ser candidato, porque estuvo afiliado al Partido Socialista, incumpliendo requisito de no haber pertenecido a una organización política hasta 5 años antes de su inscripción. Tuárez se desafilió en 2018.

Filtran identificación de Cesar Cardenas como colaborador de Trujillo

#URGENTE

Se filtra foto de identificación de César Cárdenas como colaborador del consejo transitorio de Julio César Trujillo.

Cárdenas, vinculado a la @CNACEcuador en #Guayaquil impulsa actualmente pedido de renuncia a @jcarlostuarez con auspicio de los medios de comunicación.

Fuente: Información Dura

Fernando Villavicencio fue condecorado por la Federación de abogados de Ecuador

Fernando Villavicencio fue condecorado por la Federación Nacional de Abogados del Ecuador, con el reconocimiento “Voces de Libertad 2019”. #Guayaquil

#ArticuloBananero| La última pataleta del transitorio. No somos giles

El consejero transitorio se sentó frente a las cámaras y micrófonos y anunció su nueva ‘misión’ para salvar a la Patria. Se auto proclamó y manoseó palabras mayores que implican conceptos de derechos humanos, de la voluntad popular, de los derechos electorales, de la pertenencia del poder político. Según su capricho, su última pataleta, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) “es una entidad que, confusa y contradictoriamente, estatiza la participación ciudadana, anula el control social real, facilita la concentración y el abuso de poder, y duplica equivocadamente funciones. Por ello debe desaparecer”. ¿Debe desaparecer?

El consejero, ensimismado entre el abismo de sus palabras y los hechos que los lleva como su sombra imborrable, prometió que nos llevaría a esa patria diseñada a sus caprichos de su latente conveniencia. Sabemos que detrás de su ‘misión’ hay el miedo y el empecinamiento de blindarse de futuras desazones legales causadas por el descalabro institucional y por haberlo maquinado al margen de la ley.


Sin embargo, solo basta saber quiénes están en la auto nombrada “Comisión para la Reinstitucionalización del Ecuador” que gestaría la desaparición del CPCCS, para saber a qué lado el ciudadano honesto y con memoria debería estar. La razón dicta que si los de reputación dudosa, la junta de notables, peticionan la desaparición, uno debería ir por lo contrario, por simple cautela, al principio, y por honestidad, después de analizar las sombras de su comportamiento político que parece una sopa de mogolla, decorada de anacronismo, oportunismo, cinismo y corrupción. 


¿Reinstitucionalización del Ecuador? ¿Será para reordenar los atropellos constitucionales al que agilosos fueron parte? ¿Para llamar, sin la sombra del dedo,  a un verdadero concurso de méritos y oposición para reasignar a un nuevo pero legal Contralor General, o para revaluar a otra Fiscal General, independiente, que esté muy por encima del magro 10/20 en conocimiento jurídico? Igualmente, ¿para cambiar a la Corte Constitucional 14/20 con jueces probos e imparciales? Y de paso, ¿para purgar el relajo de vendettas partidistas del Consejo de la Judicatura y del inoperante Consejo Nacional Electoral? Por último, ¿será para resarcir los daños por la persecución contra los funcionarios públicos señalados como corréistas, a partir de la consulta popular, ilegal e inconstitucional? De lo contrario, se verán con el mismo rechazo del 77 % que tuvo aquél anti democrático llamado a votar nulo.

¿Reinstitucionalización del Ecuador? Sea que no leyeron la Constitución en donde ordena que para cambiar las estructuras del Estado se necesita una Asamblea Constituyente, o sea que, nuevamente, están tramando una nueva violación de la misma. ¡Qué cinismo! ¡Qué cara dura! Después de la incontenible necesidad de figurar, ¿será quizá para promocionarse para otro futuro puestito?  Pero, ¿a capricho de quién? ¿Qué titiriteros mayores carcomen detrás de esta necedad? ¡Ah! Lo sabemos. Sus nombres no se lucen por miedo al rechazo popular. 

La ciudadanía no puede ser burlada. Ya se pronunció. Con contundencia confirmó que el CPCCS debe seguir y debe cumplir su función de control social. Los bribones nos creen giles. Quieren usurpar el poder y hacernos regresar al pasado de la partidocracia que fue rechazada.

Uno se pregunta, la lógica exige, que si el CPCCS era de raíz una aberración constitucional, ¿por qué tomaron parte del mismo? Por qué se valieron de ese poder constitucional para destruir la misma institucionalidad? ¿Será que, después de todo, nos creen sastres para diseñarles el traje que ahora quieren vestir? ¡Señores caprichosos auto elegidos, la tela se les agotó! El sastre les recortará la tela, no para su traje, pero sí para hacer de ella añicos inservibles, porque de esa calidad, ¡ni para reciclarla!
Luis Alfredo Castillo

Prensa República Del Banano

Secretario de Moreno también paga por “Me Gustas” en Facebook

#FlashBananero| El secretario del Presidente Moreno, paga por publicidad. Hasta el 15 de Junio de 2019 22:00, tenía 143 me gusta a pesar de pagar por ello.

José Tuárez: Si he ofendido a alguien pido disculpas (…) pero tampoco hablaré con Pepito de los Palotes

“Si he ofendido a alguien pido las disculpas oportunas. retiro aquellas palabras, yo converso con todo el mundo”, dijo este viernes el nuevo presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, José Tuárez, al referirse a declaraciones que dio ayer a la prensa en que dijo que él solo habla con funcionarios de su misma jerarquía.

“Me sentí presionado (…) sacan de la realidad mis palabras. La verdad es que yo hablo con todos. Si me ponen a hablar con personas que no corresponden en temas como lucha contra la corrupción, yo hablo, pero no me puedo venir a hablar con Pepito de los palotes”.

Si he causado algún tipo de malestar pido las disculpas respectivas al país. La declaración de Tuárez se dio luego de que él solicitara a Inmobiliar un edificio mejor para que sea la sede de la Corte Constitucional. Y, al ser consultado si hablaría con Nicolás Issa Wagner, dijo: “Yo soy autoridad y yo hablo con el presidente (…)  Usted cuando está en autoridad tiene hablar con autoridades de su propia jerarquía, no con una jerarquía inferior.

También reveló que hay un ministro,  cuyo nombre no mencionó, que lo amenaza. “Juicio político, juicio político, todo juicio político… y no puedo actuar bajo ningún tipo de amenaza”, lamentó Tuárez.
Él recorrió ayer el edificio  junto a los vocales Rosa Chalá, María Fernanda Rivadeneira, Victoria Desintonio y  Walter Gómez, y al mirar una estantería con carpetas comentó que “todo han dejado (los anteriores) a la maldita sea”. 

Issa Wagner es el director de Inmobiliar y por lo tanto es el custodio de las propiedades incautadas por el Estado. (I)

“Que le avisen a Moreno que el gol fue de Korea” afirman en redes

#FlashBananero| Foto en la que grita Gol por parte del Presidente Moreno es usada por los internautas.

#VideoBananero| ¿Podrán dormir los traicioneros?

Es curioso y aleccionador ver con desaire el descarrilamiento de los que antes resplandecían como personajes políticos: tanto por su acertado desempeño como por su potencial de contribuir en la construcción de una sociedad de igualdad de condiciones. Hoy, después de la traición, aparatosamente resurgen de vez en cuando en las redes sociales, haciendo sus ralos y tinosos comentarios. Los muy sabidos sacan la mano desde su tumba, como si quisiesen tantear si el agua está tibia, solo para sondear si se les da vida. Si por ahí, por algún milagro de directa intervención divina, escuchasen  el clamor de un “regrese señor ministro, regrese señor alcalde, regrese señora asambleísta”, prestos se presentarían como los salvadores. 

Su audacia calculada choca contra el virulento desprecio de los internautas. Caen sobre sus nombres repudiados los justos reclamos. Se les encara los actos de su traición. Se les imputa, sin reserva de protocolo alguno, el desaire causado por su ambición. Ellos, sin remordimiento, obedecían a los intereses personales y al de los glotones de la oligarquía, cuyo hechizo dulcificó su apetito por el poder. Entonces, por las treinta monedas, vociferaban contra el líder que los sacó del anonimato. Hoy los ingratos nuevamente se ven forzados a escabullirse. Mañana se verán reencarnados luciendo otras camisetas, pues la coyuntura, con paciencia, dictará, se dirían así mismo.

Se ven más obligados por su ego sediento de estar en el imaginario popular, que por su “sincera preocupación” por tal o cual política de Estado, sea por la escandalosa amoral entrega que sufrió Julian Assange, sea por el sendero equivocado en que va la provisión de educación escolar, sea por la política económica que se hinca ante la sumisión al FMI y su respectiva regresión de derechos sociales.

¿Será este el futuro que le espera a Lenin Moreno? ¿Será que, como el comportamiento de los arrepentidos, se lo escuche con repudio y agite la indignación? El traicionero, antes de causar el daño, ya se anticipa en cómo terminará sepultándose así mismo. Es por eso que él, muerto en vida, vive su vida con la duplicidad imperativa. 

Duplicidad primera: fingiendo desdén por el poder; declarando que el régimen anterior fue corrupto, menos él, (él como vicepresidente y como enviado especial en las Naciones Unidas); haciendo derroche de su humildad con su arroz con huevo hace pantomima de la austeridad; haciendo gala de su ignorancia, tanto por importarle un bledo el país, o tanto por su versión ‘revolucionaria’ de su incontrovertible “no sé “. Duplicidad segunda: puliendo su arribismo social; comiendo desayuno de langosta; exhibiendo una vida de lujo, producto de tres sueldos o financiado por las  oscuras empresas offshore (INA Investment Corporation), fruto del alegado laberinto de corrupción. Uno estima los pasos de su mente ligada a su infatuación que lo proyecta ya gozando de las suntuosas adquisiciones imaginadas. Y, como todo termina, todo se descubre, siendo testigo de la cosecha de su “obra” y de su propia deshonra.

El hecho de que el revolucionario que prometió lealtad, que apretó manos plasmando su sinceridad, que alentó a boca llena a profundizar la revolución, que haya conquistado la confianza y esperanza nacional y haya encarnado la traición, parece una pesadilla narrada desde el noveno círculo del infierno, el inmenso lago de hielo. Dante pensó en ellos y les guardó ese insólito refugio para los traidores. Su traición fue premeditada, se enamoró de su ambición, le dio un beso de judas a la Patria y mintió y atropelló todo cuerpo humano que se le interpusiera en su conjura. ¿Podrán dormir los traicioneros?
Luis Alfredo Castillo 
Prensa República Del Banano