¡Atención conductores! la bicicleta gana espacio en Quito

Ante el paulatino restablecimiento de actividades en Quito, una de las principales preocupaciones es el tema de la movilidad, en especial considerando que el uso de transporte público constituye una potencial fuente de contagios. No obstante, existe una medida alternativa de movilización para los quiteños, la bicicleta.

Desde la administración del ex Alcalde Augusto Barrera se inició con el proyecto de implementación de ciclovías en la ciudad. Esta novel iniciativa en su momento generó criticas y apoyo de diverso sectores. En poco tiempo hubo ciclistas usando las ciclovías y se inició con el sistema de bici pública.

Desde entonces, el uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad ha suscitado interesantes debates acerca de su pertinencia y practicidad en una ciudad con pronunciadas pendientes y calles estrechas. Sin embargo, ante la situación provocada por la pandemia, la bicicleta rápidamente ha ganado un espacio importante como alternativa de movilización urbana. Es así que, se han ampliado ciclovías provisionales, como en en el caso de la avenida Amazonas, para facilitar el uso de este medio de transporte. Por esta razón, cada día se observa mayor número de ciclistas urbanos tomándose las calles de la ciudad.

Es previsible que, a medida que la época veraniega se aproxima, el número de ciclistas irá en aumento como ha sucedido en varias ciudades alrededor del mundo. No obstante, el hecho de contar con más ciclistas en las vías, implica un cambio de mentalidad de todos lo actores viales para lograr una convivencia armónica, promoviendo el respeto a la circulación segura entre automovilistas, ciclistas y peatones. Así pues, utilizar colores llamativos en la indumentaria y anticipar giros de dirección manualmente son recomendaciones para los ciclistas; reducir la velocidad, mantener un distanciamiento de al menos 1,5 metros de distancia al rebasar una bicicleta y estar atento a los puntos ciegos del vehículo, son algunas de las recomendaciones para los conductores.

Además, si consideramos temas ambientales y de salud, es muy deseable que la población acepte a las bicicleta como una alternativa atractiva para solventar las necesidades de movilización en las circunstancias actuales.

República del Banano

Foto: VoxPopuli

#ArtículoBananero “el que tiene padrino, se bautiza”

Ha sido notorio en estos últimos días el ferviente apoyo que ha recibido la Fiscal General Diana Salazar (conocida también como la fiscal 10/20), desde ciertos sectores.

La Asociación de Bancos, de forma explícita, ha emitido un comunicado de apoyo a su gestión, así también empresarios como Roque Sevilla, Patricio Alarcón (Presidente de la Cámara de Comercio de Quito), Enrique Ayala Mora (inefable historiador), Tania Tinoco (periodista con alto sesgo ideológico), entre otros personajes alineados con los partidos de derecha, han cerrado filas para aupar la imagen de la fiscal.

Diana Salazar, por el cargo que ostenta y su orientación persecutoria anti correísta, se ha ganado influyentes admiradores que hoy la respaldan vivamente.

Esto le ha resultado cosa normal a alguien que, por méritos propios, nunca hubiese llegado donde está. Es evidente que estamos atestiguando el descarado funcionamiento de las viejas prácticas del padrinazgo, de palanqueo o, para ser más explícitos, de puro arribismo. En el cual, maneja su discurso y acciones de acuerdo a la coyuntura y a la “dirección del viento” para embarcarse y moverte socialmente.

Por ello, su accionar frente a la corrupción, más parece una estrategia en el tablero de las oportunidades políticas. Veremos si el tiempo nos da la razón.

República del Banano.

Autoría de la imágen:  Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC) 

#ArtículoBananero “Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido”

En nuestro querido Ecuador nos levantamos cada día con la esperanza de evitar el contagio, conservar nuestro empleo y, aun así, encontrarle el lado positivo a nuestra existencia. Lidiamos con las contradicciones que nos plantea la vida pero no perdemos nuestro ímpetu por salir adelante. Alexander Von Humbold nos describía a los ecuatorianos como “seres raros que duermen tranquilos entre volcanes activos, viven pobres entre tanta riqueza y se alegran con música triste”.

En las últimas semanas hemos sido testigos de una avalancha de denuncias por sobreprecios en la adquisición de insumos médicos, la sospecha de la corrupción y de la negligencia de las autoridades son la noticia del día. Parecería ser que muchos funcionarios públicos vieron en la emergencia sanitaria una oportunidad de negocio, mientras la pandemia le despojaba a nuestra gente de la dignidad que merecemos como seres humanos hasta para morir. Sin duda, esto nos ha generado una fuerte sensación de abatimiento y pesimismo sobre nuestro futuro como sociedad.

Estas circunstancias me llevan a una inexorable reflexión ¿cómo carajos escogimos a estos políticos de turno?, hoy les sentamos en el banquillo de los acusados y asistimos coléricos al escarnio público que pesa sobre ellos en los medios de comunicación, son su comidilla. Sin embargo, aunque me duela decirlo, esos políticos son hijos nuestros, son producto de nuestra sociedad, aquella que nosotros construimos diariamente con todos sus vicios y virtudes. No podemos desmarcamos de ellos tan fácilmente.

Parecería ser que nuestro sistema democrático no nos garantiza escoger a los mejores, más aptos y probos para asignarles los altos cargos y responsabilidades del servicio público que ostentan. Por los resultados a la vista, la respuesta parece obvia. Entonces, ¿en dónde están los ciudadanos honestos, profesionales, bien capacitados y con vocación de servicio que tiene el país?, tenemos muchos pero lamentablemente no están interesados en la política o no cuentan con los atributos para ganarse a la gente en las tarimas.

Los famosos, los importantes, los que la farándula atiende frecuentemente en su programación son los que ven en la política su siguiente proyecto. No importa si no tienen vocación, si nunca fueron voluntarios en trabajo social o dirigentes de barrio o de escuelas donde estregaron su trabajo gratuitamente; son famosos, conocidos, ilustres y con eso les basta. Son ellos los que aparecerán en las papeletas de votación para asumir los importantes cargos de la nación. Los ciudadanos poco escudriñarán sobre sus méritos académicos, profesionales o personales. Al fin y al cabo, lo importante es cumplir con el ejercicio democrático y sacar la papeleta de votación.

Debemos reconocer que somos un pueblo poco propenso a la discusión política sana en nuestro entorno familiar y social. Y cuando lo hacemos, estamos muy poco o mal informados por los chismorreos que vierten los medios de comunicación que también son quienes nos inducen a elegir ciertos candidatos. Entonces, ¿de quién mismo es la culpa?

No solo es el ciudadano que se lanzó a la política para mejorar su posición social y que ve en cada situación de servir una oportunidad de negocios, no es solamente el sistema que no establece requerimientos mínimos deseables para cumplir por parte de los candidatos, no es solamente el ciudadano mal informado que toma una decisión de elección a la ligera. ¡Somos todos¡

Mientras esto no cambie, seguiremos asistiendo cada 4 años a elegir a los mercaderes del servicio publico, a quienes gustosamente desacreditaremos y criticaremos para desfogar nuestras frustraciones mientras la TV los conduce al paredón para su juzgamiento mediático.

República del Banano.

Autoría fotográfica: Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC)

#ArtículoBananero Nos quieren gobernar con violencia.

Hace pocos días fue noticia la difusión de un manual para el uso progresivo de la fuerza emitido para el personal militar. Al mismo tiempo a muchos ecuatorianos nos surgía la duda acerca del verdadero rol de las fuerzas armadas en un escenario de paz con nuestros vecinos y, sobre todo, en las actuales circunstancias en las que existe menor disponibilidad de recursos y una urgencia nacional para fortalecer al sector sanitario.

Paralelamente, mientras nuestra sociedad atraviesa por serios problemas sociales, económicos y sanitarios; el gobierno de Lenín Moreno aplica despiadadamente medidas que atentan contra las pocas posibilidades de los ciudadanos de enfrentar esta situación con dignidad. Si bien es cierto, el COVID19, la caída de precios del petróleo y el debilitamiento que ya mostraba nuestra economía, han provocado una factura muy grande a las finanzas públicas, el gobierno ha optado por endosar esta pesada carga a los ciudadanos de a pie.

Para entender la lógica detrás de esta estrategia con los militares《si es que la hay》, vale hacer un repaso de la coyuntura actual y del funcionamiento del gobierno en este escenario.

Con el tradicional argumento de proteger las fuentes de empleo, el “gobierno de todos” ha evitado aplicar tributos a los grandes patrimonios de las empresas privadas del país, quienes han acumulado riqueza sustancial en los años precedentes y recientemente se beneficiaron de una remisión tributaria. Al no captar recursos de quienes más tienen, se ha decidido cargar el costo al eslabón más débil de la cadena, los trabajadores y ciudadanos comunes y sencillos del país. Es así que, muchos trabajadores están perdiendo sus fuentes de empleo en el sector público y, los más “afortunados”, están sufriendo recortes en sus ingresos.

Bajo el trillado argumento de “todos debemos hacer un esfuerzo” han cumplido sus anhelos de desmontar la estructura del Estado para propiciar el acceso de intereses privados, justamente ahí donde el Estado cede terreno. Los neoliberales siempre han asediado lo público, su fundamentalismo del “Estado mínimo” los lleva a creer que solamente el sector privado amerita ser alentado y protegido. Olvidan que, asuntos importantes en el plano social, ambiental, cultural, entre otros, solamente pueden ser atendidos por el aparato estatal pues, al no ser atractivo para el mercado, muchos aspectos de la sociedad ecuatoriana quedarían al margen de cualquier atención. Hacia ellos deben llegar el Estado de forma oportuna y efectiva. Es un principio básico de solidaridad y de búsqueda de bienestar colectivo. Al fin y al cabo ¿quién puede vivir tranquilo con abundancia en medio de la miseria?

Ahora bien, aunque la población ecuatoriana tiene la capacidad de elegir gobernantes favorables a la causa popular, lo paradójico es que, aquellas minorías con poder económico y que requieren acceder al poder político mediante el apoyo popular, usan cualquier mecanismo para captar el favor de la gente una vez cada 4 años. Alcanzado este objetivo, se orientan a fortalecer su posición de dominación en la sociedad. En ese trayecto, la indignación popular suele surgir, más aun cuando los mandatarios se alejan descaradamente de la tarea encomendada por sus mandantes en las urnas. Es ahí cuando se echa mano del brazo armado del Estado para combatir a los ciudadanos que se niegan a aceptar el abuso y la traición hacia sus intereses.

Es por estos motivos que tenemos un gobierno complaciente con la milicia, no le queda de otra, pues su respaldo popular a nivel nacional es casi nulo. Intentan gobernarnos por la fuerza, imponer sus leyes, sus normas, sus abusos. Ya no les basta con lanzar acusaciones en todas direcciones buscando siempre un culpable. La gente ya no come cuento y, ante ello, no les queda más que congraciarse y fortalecer sus lazos con quienes tienen monopolio exclusivo de la fuerza en la sociedad, los militares y policías.

Esto es tan evidente que, a más de mantener los gastos militares intocables mientras se recorta el presupuesto de todo el mundo, se les brinda las garantías para actuar con mayor severidad y reprimir a los disidentes. Es decir, a ese grupo de ciudadanos que se atreven a levantar su voz de protesta, ellos a quienes el poder político con total arrogancia, despoja de sus justas reclamaciones mediante la burda muletilla de ser “correistas”. Ellos nunca verán un pueblo harto de tanto abuso y mediocridad, solamente verán incitadores y cabecillas. De esta manera, cuando le quitan a la gente sus justas motivaciones para el reclamo, justifican cualquier atrocidad contra ellos, tal como ocurrió en las marchas de octubre pasado.

Blindar a los militares para un accionar violento contra la sociedad descontenta es, sin duda, la mayor muestra de debilidad de un gobierno inepto y traidor.

República del Banano.

Autoría de la imágen:  Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC)

Cifra oficial de fallecidos llegó a 6.703 en Guayas hasta mediados de abril.

La Dirección General del Registro Civil, Identificación y Cedulación puso en conocimiento de la ciudadanía las cifras de defunciones correspondientes a los meses de enero a abril de los años 2018, 2019 y 2020. En este último año los datos se muestran con corte al 15 de abril.

Lo que más llama la atención es el incremento de las defunciones en la provincia del Guayas, así pues, mientras en enero y febrero de 2020 la cifra de personas fallecidas alcanzó los 1.943 y 1.679 respectivamente, el número se incrementó a 4.236 en marzo y llegó hasta los 6.703 el 15 de abril del año en curso.

Así mismo, las cifras muestran que en los primeros días de abril de 2020 se concentró el mayor número de defunciones diarias en la provincia del Guayas. Incluso en dos ocasiones, los días 1 y 4 de abril las defunciones superaron el umbral de los 600 fallecimientos por día. Recién a partir del 8 de abril existió una disminución paulatina del número de fallecidos que bajó del umbral de los 500 por día.

Los datos muestran que, en los años 2018 y 2019, la provincia del Guayas nunca alcanzó ese nivel de defunciones entre los meses de enero a abril, así pues, en el año 2018 fluctuó entre los 1.536 y 1.819 fallecimientos, mientras que en el año 2019 fluctuó entre un mínimo de 1.771 y un máximo de 1.965 defunciones

Estos datos resultan relevantes, más que todo por el hecho de que aportan cifras duras acerca del verdadero impacto del COVID19 en la provincia. Aun existe cierta incertidumbre del número real de fallecimientos provocados por la pandemia, ya que las autoridades de salud manejan cifras de defunciones de quienes fueron diagnosticados con COVID19, pero colocan en otro grupo a personas que fallecieron con la presunción de contagio sin haber sido diagnosticados formalmente.

República del Banano

Fuente de contenido: https://www.registrocivil.gob.ec/cifras/

Autoría de la imágen: https://www.registrocivil.gob.ec/cifras/

#FlashBananero Tormenta tropical golpeó El Salvador

La tormenta tropical Amanda, en su paso por El Salvador, ocasionó varios daños materiales y el deceso de 11 personas contabilizadas hasta el momento. La tormenta ha dejado tras de si varias afectaciones por las fuertes lluvias, derrumbes y deslaves a nivel nacional. Solamente en la capital, San Salvador se reportan 50 casas con destrucción total y, a nivel nacional, cerca de 900 familias han perdido sus viviendas. La fuerza de las lluvias ha provocado torrentes de agua que han ido arrastrando todo a su paso. La tormenta tropical Amanda avanza por Guatemala poniendo en alerta a las autoridades de ese país.

Al igual que en el resto del continente, El Salvador se encuentra haciendo frente al embate del COVID19 aplicando una cuarentena que ya lleva más de 70 días y con una actividad económica casi paralizada. Bajo tales circunstancias, la afectación de este fenómeno meteorológico agrava la situación de confinamiento, especialmente de aquellas personas que viven en zonas de alto riesgo.

República del Banano.

Autoría fotográfica: Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC)

#ArtículoBananero “El color de la piel no debe ser una sentencia de muerte”.

Fuertes disturbios en la ciudad de Minnesota durante esta semana han sido noticia mundial. La muerte de George Floyd, un afroamericano de 46 años, a manos de agentes de policía de la ciudad ha sido el detonante de una serie de manifestaciones que paulatinamente se han ido extendiendo alrededor del país. Sin embargo, la potente reacción de la población negra y su indignación frente a lo que consideran un racismo persistente en la sociedad norteamericana, podría estar motivada por una serie de eventos que dejan al descubierto el hecho de que, ser negro en Estados Unidos, puede ser causa de muerte.

La idea de un país segregado por la antipatía racial parecía haberse superado cuando Barack Obama, el primer presidente afrodescendiente de Estados Unidos, llegó al poder y se mantuvo allí durante dos periodos. Hasta antes de su llegada, pensar en un presidente negro al frente de Estados Unidos, había sido solamente un llamativo argumento de películas como Impacto Profundo (1998). No obstante, la posterior sucesión del gobierno demócrata por el republicano Donald Trump pareció voltear completamente el escenario de la política norteamericana, incluyendo la percepción frente al racismo.

Y es que Trump, desde sus inicios siempre mostró su inclinación al segregacionismo en distintas direcciones. Acusó a México de enviarle ladrones y violadores, por lo cual justificó su faraónica aventura de construir un muro que los separe definitivamente del país sureño. En otro momento, prohibió el acceso total a su país de personas procedentes de 7 países con población mayoritariamente musulmana, y recientemente se ha referido al COVID19 como el virus chino. Es decir, su discurso siempre ha sido disociador e implícitamente tolerante con las demostraciones racistas en EUA, algo por lo que ha sido frecuentemente criticado.

En ese contexto llegamos a los hechos recientes, en medio del embate de una pandemia que se ha expandido por toda la nación norteamericana. Dicho sea de paso, ha resultado perturbador el hecho de que la gran mayoría de victimas mortales del coronavirus en varias ciudades de EUA, pertenecen a las minorías raciales como afroamericanos y latinos. Las secuelas mortales por la falta de previsión, a lo que continuamente Donald Trump evade con su discurso contra la Organización Mundial de Salud (OMS) y China, ha dejado en evidencia que los afroamericanos sufren el embate racial por distintos frentes.

Quizás esto haya tenido algún aporte en el malestar y descontento, cuyo detonante fue el asesinato de George Floyd, un ciudadano negro que fue esposado, colocado en el piso boca abajo y presionado por tres oficiales de policía, uno de ellos ejerciendo presión sobre su cuello mientras Floyd, exclamaba lo que hoy se ha convertido en el grito de protesta “No puedo respirar” (I can´t breathe).

Tristemente para muchos internautas no es nuevo observar imágenes de la policía norteamericana aplicando fuerza excesiva por parte de policías blancos contra ciudadanos afrodescendientes, incluso en algunos casos llegando hasta la muerte del sospechoso.

Existe un grado de tolerancia de la población a los desatinos de sus gobernantes y de las leyes que impulsan o escenarios que crean mediante su discurso y postura hacia ciertos temas. Al mismo tiempo, los ciudadanos van tomando conciencia del lugar y posición asignada en la sociedad en que viven, muchas veces la aceptan con renuencia, frustración o indiferencia lo que se malinterpreta con aceptación o resignación. No obstante, cuando los gobernantes insistentemente se alejan de ellos generan reacciones de distinto alcance, pero en muchos casos contundente.

La sabiduría popular reza “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. Es notorio que una parte de la población estadounidense llegó a su límite de tolerancia en esta semana.  

República del Banano.

Autoría de la imágen:  Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC) 

#ArtículoBananero Dinero electrónico, ¡qué buena falta nos haces!

En momentos en que los ciudadanos estamos confinados en nuestros hogares y cuidando a nuestras familias del asecho del COVID19, viene a la mente la preocupación acerca del manejo de billetes y monedas y sus implicaciones en la transmisión de virus o bacterias.

Justamente hace poco, el empresario y ex alcalde de Quito Roque Sevilla, reflexionaba en su cuenta de Twitter sobre la importancia de robustecer una moneda electrónica pues, al parecer, germenes, bacterias o virus pueden subsistir en la superficie de los billetes por 3 o 4 días. Por esa razón, algunos países como China incluyen en sus procesos de desinfección los bancos y ATMs (cajeros automáticos) para prevenir la propagación del virus.

En el plano local, plataformas digitales de servicios de entrega de comida como Glovo, ofrece la posibilidad de realizar los pagos por sus entregas con débito directo de cuentas bancarias o tarjetas de crédito para evitar contacto con dinero físico. De igual manera ocurre con algunas plataformas de transporte como Cabify, que incluyen la opción de pago con débito automático, lo cual facilita enormemente la transacción y reduce riesgos de contagio.

Sin embargo, los pequeños negocios y las ventas al detal no han incursionado activamente en estos sistemas de pagos, lo cual implica una mayor exposición al contagio. En ese escenario añoramos aquella iniciativa que fue impulsada por el gobierno anterior y que fue sepultada por el actual. El proyecto del dinero electrónico manejado por el Banco Central del Ecuador. Ese novedosos sistema nos colocaba a la vanguardia de los países que impulsaban este medio de pago, reduciendo el uso de dinero físico y facilitando las transacciones .

El dinero electrónico funcionaba desde nuestros teléfonos móviles y contaba con el incentivo de la devolución de hasta 4 puntos del iva cuando se realizaban transacciones por este medio. El sistema funcionaba con una cuenta a la que accedíamos desde un celular. Para realizar los pagos, solamente digitábamos el número celular del receptor del pago y autorizábamos la transacción. Muy fácil y útil.

Sin embargo, en los primeros meses de gobierno de Lenin Moreno se decidió que este mecanismo de transacciones pasaría a ser manejado por las instituciones financieras del sector privado y, desde entonces, el dinero electrónico como medio de pago de acceso amplio, desapareció. Lo paradójico es que, cuando el proyecto fue impulsado por el gobierno de Rafael Correa, la banca y sus analistas económicos, cuestionaban el proyecto abiertamente pero cuando Lenin Moreno habló de pasárselo a la banca privada, su perspectiva cambió radicalmente. Al fin y al cabo, el negocio del dinero electrónico pasó a sus manos

En las circunstancias actuales, hubiera sido importante retomar las discusiones acerca de las bondades del dinero electrónico como mecanismo para reducir al mínimo el contacto con billetes y monedas. Sin embargo, no es más que un bonito recuerdo de lo que era y de lo que pudo llegar pues, hace más de dos años que lo sepultamos y hoy lo añoramos.

República del Banano.

Autoría fotográfica: Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC)

#FlashBananero Estructura colapsa en Quito

La noche de este jueves 28 de mayo, aproximadamente a las 9.47 pm, el Cuerpo de Bomberos de Quito atendió un llamado de emergencia por el desplome de una construcción de tres plantas en las calles Rocafuerte y Fray P. Pecador en el sector de San Roque centro de Quito.

De acuerdo al Tcrnl. Estaban Cárdenas, Comandante del Cuerpo de Bomberos del DMQ, el desplome atrapó a siete personas que estaban dentro de la construcción. Hasta la madrugada de este viernes se habían rescatado a cinco personas con vida y extraído los cuerpos de dos fallecidos.

República del Banano.

Autoría fotográfica: Twitter @lorohomero

Conmoción en Minneapolis EU por la muerte de ciudadano afroamericano en manos de la policía.

Derek Chauvin, oficial de policía de Minneapolis en Estados Unidos, ha sido acusado de la muerte de George Floyd al momento de efectuar un arresto. En los videos subidos a las redes sociales se escucha claramente a Floyd decir “por favor, no puedo respirar”, mientras el oficial Chauvin lo tiene esposado boca abajo en el piso y con su rodilla presionando su cuello.

Después de unos minutos el detenido perdió la conciencia y falleció. Este nuevo caso de abuso policial conmociona e indigna a la comunidad afroamericana y genera controversia por el hecho de que su compañero, el oficial Tou Thao, atestigua lo sucedido sin inmutarse del sufrimiento de Floyd.

Ciudadanos en las redes cuestionan el hecho de que nadie haya podido reaccionar a tiempo contra el proceder del policía para salvar la vida del ciudadano. Este tipo de acciones violentas de la policía contra ciudadanos afroamericanos en Estados Unidos, reaviva las acusaciones de racismo, lo que provocó disturbios en la comisaria de Minneapolis el día de hoy por la indignación de la comunidad.

#RIPGeorgeFloyd  #GeorgeFloyd   #JusticeForGeorgeFloyd

República del Banano

Autoría fotográfica: Internet, atribución 3.0 Ecuador (CC BY 3.0 EC)