Asamblea Nacional Ciudadana, al país

ASAMBLEA NACIONAL CIUDADANA RECHAZA EL NUEVO ACUERDO CON EL FMI Y CONVOCA A MOVILIZACIÓN NACIONAL EL 21 DE OCTUBRE

Quito, 8 de octubre de 2020

1.  Rechazamos el nuevo acuerdo suscrito entre el gobierno de Moreno-Lasso-Nebot con el FMI. Se trata del acuerdo número 20 en la historia contemporánea del país. Estos acuerdos que conllevan la imposición

de políticas neoliberales, nunca sirvieron a la ciudadanía y al pueblo, solo benefician la codicia y al egoísmo de los grandes banqueros y empresarios, así como los intereses de los países imperialistas. El cambio del ministro Richard Martínez por Mauricio Pozo, significan más de lo mismo: más despidos, más hambre y más miseria para la ciudadanía ecuatoriana.

2.  Resistimos y exigimos la derogatoria de todas las leyes y medidas económicas, que se han impuesto a las familias ecuatorianas como la mal llamada Ley de Apoyo Humanitario y las reformas al Código de Finanzas Públicas, que solo sirven para que los empleadores hagan lo que les da la gana: despedir a un

1’000.000 de trabajadoras/es públicos y privados, la rebaja de los sueldos al 80% de los trabajadores; los cada vez más profundos recortes presupuestarios que afectan los servicios de salud, educación, protección social, infocentros, entre otros.

3.  Rechazamos el recorte presupuestario de alrededor de 1.300 millones de dólares para la educación, que han significado la disminución de recursos a las universidades, el despido masivo de docentes de escuelas, colegios y universidades, la eliminación de los programas de becas, de erradicación del analfabetismo y del ingreso de personas adultas a la educación.

4.  Planteamos la necesidad de detener las últimas medidas económicas como resultado del acuerdo con el FMI, que entregan el control de las tasas de intereses y el costo de los servicios bancarios a los dueños de los bancos; la liberalización del precio y entrega del negocio de los combustibles y el gas a las compañías privadas; la privatización de los servicios, empresas y patrimonio público, como la delegación al sector privado de la Refinería Esmeraldas y la pretendida elevación del IVA del 12 al 15%.

5.  Exigimos la aplicación de políticas agrarias para reactivar al sector y garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, mediante medidas de acceso a la tierra, crédito y la producción de la agricultura familiar campesina. Además, proponemos la moratoria inmediata y reestructuración de las deudas de los agricultores y de todos quienes están sin trabajo.

6.  Rechazamos el sobreendeudamiento y el acuerdo del gobierno con los tenedores de bonos de la deuda externa, porque representa una estafa de 12.000 millones de dólares a la economía nacional. Planteamos suspender los pagos de la deuda, tal como lo recomiendan los propios organismos internacionales para renegociar la deuda en condiciones de soberanía y dignidad para nuestro país.

7.  Exigimos que se pague la deuda social y que se cumpla con el pago a los contratistas del Estado y a los gobiernos autónomos descentralizados, puesto que están afectando a muchos sectores como la Red de Organizaciones Cooperantes del MIES, centros infantiles, de atención a adultos mayores y personas con discapacidades, sectores de trabajadores entre los que encuentran nuestros compañeros/as de los

servicios de seguridad privada.

8.  Convocamos a la ciudadanía, a los pueblos y organizaciones, a juntar todas nuestras voces, luchas, demandas y propuestas, con el propósito de avanzar en la conformación de un bloque nacional-popular contra hegemónico para resistir a las políticas neoliberales y derrotar al mal gobierno en las calles y en las urnas, por lo cual llamamos a una gran movilización, el miércoles 21 de octubre del 2020, a las 16:00, de todos los sectores que nos encontramos en resistencia.

¡UNIDAD PARA DERROTAR A LOS NEOLIBERALES EN LAS CALLES Y LAS URNAS!

Fuente: Comunicaciones de Asamblea Nacional Ciudadana (ANC)

Resistencia popular por la democracia y la paz

Este martes 22 de septiembre de 2020, se desarrolla en Quito,  frente al edificio del Consejo Nacional Electoral (CNE) una manifestación en la que participan diversas organizaciones sociales, entre las que se observan a la FEI, Arcilla Libertaria, Trabajadores Autónomos, Colectivos de Carcelén, Comité del Pueblo, Colectivo Poder Popular, Colectivo Nuevos Ciudadanos, Pueblo en Resistencia y Asamblea Nacional Ciudadana (ANC), plataforma que agrupa a organizaciones sociales de todo el país.

Estas agrupaciones de la sociedad civil, han convocado a una acción democrática de resistencia, que la han denominado “Vigilia por la Democracia”; ante los atentados que ha sufrido el movimiento de la Revolución Ciudadana en los tres años de gobierno de Lenin Moreno, primero quebraron el partido Alianza Pais, dividiéndolo para contar con Asambleístas leales al gobierno y su política de pauperización al pueblo ecuatoriano, mediante la disminución de salarios a servidores públicos y trabajadores privados, pago a los tenedores de la deuda, despido masivo de servidores públicos, recorte a los presupuestos de salud, educación y procesos de privatización de las rentas del petróleo, del banco del Pacífico, Empresa de Correos; más adelante el gobierno a través de decisiones del CNE, impidió la inscripción de Revolución Alfarista, eliminó de los registros electorales al Partido Compromiso Social, con el que la Revolución Ciudadana se fusionó para participar en los procesos electorales, últimamente impidió el registro del Eco. Rafael Correa, como candidato a la vicepresidencia.

Y ahora se pretende proscribir al binomio Arauz-Rabascall, de la Revolución Ciudadana, que está auspiciado por Centro Democrático, lista 1, que de acuerdo a encuestas internacionales tiene una aceptación de voto del más del 45%. Si se impone la intensión de Moreno y los poderes facticos, ligados a la derecha económica y política del pais, de impedir la participación en la contienda electoral del “Binomio de la Esperanza, como se denomina a Arauz-Rabascall, se quebraría la democracia y se daría paso a una dictadura civil sostenida por los partidos de Social Cristiano, CREO y morenistas.

Esta acción de  resistencia de los ciudadanos quiteños, la realizan, de acuerdo a declaraciones de dirigentes de la movilización,  para rechazar la expresa violación a los derechos de participación y de elegir a las autoridades que el pueblo considere, son las que atenderían sus necesidades sociales, sanitarias y económicas.

Los dirigentes de la ANC, han señalado que estas manifestaciones populares permiten “expresar el dolor que siente el pueblo ecuatoriano por la crisis social, económica que vive el Ecuador y confluir en una gran movilización el 2 de octubre del 2020, fecha en que se inició el estallido social del año pasado”, por una parte y “unir todas las luchas por trabajo, salarios, alimentos, democracia y paz para derrotar a los neoliberales en las calles y en las urnas”

Jorge Cáceres E.