CONAIE retrocede, “dialogará” a las 15H00 con Moreno sin eliminación previa del 883 ni renuncias de Jarrin y Romo #ToqueDeQueda

La primera reunión de “diálogo” entre el Gobierno de Ecuador y representantes del movimiento indígena tendrá lugar este domingo, informó el sistema de Naciones Unidas en Ecuador (que no abrió espacios para recibir indígenas) y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (que nunca abrió sus iglesias para recibir indígenas).

En un comunicado conjunto ambos organismos informaron de que, “tras mantener contactos con el Gobierno y con las organizaciones del movimiento indígena, la primera reunión de diálogo está convocada para el día 13 de octubre a las 3 de la tarde en Quito”.

Sin ofrecer más detalles acerca del lugar de la reunión ni tampoco sobre quienes integrarán las delegaciones de ambas partes, la Iglesia ecuatoriana y la ONU dicen confiar “en la buena voluntad de todos para establecer un diálogo de buena fe y encontrar una pronta solución a la compleja situación que vive el país”.

Horas antes, el sistema de Naciones Unidas en Ecuador anunciaba que iniciaría un contacto directo con dirigentes indígenas y otros actores para concretar los próximos pasos a fin de evitar la espiral de la violencia que vive Ecuador.

Ese anunció se produjo minutos después de que entrara en vigor un toque de queda y la militarización en el Distrito Metropolitano de Quito, anunciados por el presidente del país, Lenín Moreno, a fin de permitir a las fuerzas de seguridad sofocar las protestas por el recorte a los subsidios de los combustibles.

Esta directriz de excepción, adoptada por el Gobierno, y los anuncios confirmados y cuestionados de la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) sobre su disposición por primera vez en diez días de protestas a entablar contactos con el Gobierno, parecían enrarecer el terreno para que ambas partes se sentaran en la mesa de negociación.

El acercamiento entre las posturas inicialmente intransigentes del Gobierno y de los indígenas llega después de que se registraran a nivel nacional al menos cuatro muertos, más de 850 heridos y más de mil detenidos en las protestas iniciadas el 3 de octubre.

El mandatario dio a conocer una serie de resoluciones relativas a la situación de excepción así como una posible oferta a los sectores que han protagonizado las protestas.

Entre ellas, dijo que el toque de queda se mantendría en Quito y los valles que integran el distrito metropolitano hasta nuevo aviso.

También su disposición a analizar y revisar el polémico decreto 883, que incluye la eliminación de los subsidios a los combustibles, “conforme al pedido que han hecho las organizaciones indígenas y sectores sociales”.

En relación a un proyecto de reformas económicas y laborales que afectaban a empleados de empresas públicas, Moreno dijo que también lo someterá a análisis.

Anunció una propuesta de que las empresas privadas paguen un bono mensual de 20 dólares a sus empleados, ayudas a industrias afectadas por las movilizaciones, como la láctea, y un impuesto a las grandes empresas.

Mientras que La Confederación de Nacionalidades del Ecuador (Conaie) solicitó intermediación y seguridad al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas para los integrantes de la comisión del movimiento indígena que participarán en los diálogos. Además, pidieron que las otras funciones del Estado vigilen el cumplimiento de las resoluciones que lleguen en el diálogo.

Recordemos que una de las exigencias de la CONAIE era entrar en diálogo con Moreno, primero derogando el decreto 883 y como segunda condición, que renuncien Jarrin y Romo. Esto fue difundido en varios comunicados. Luego de esto, es que se sentarían a dialogar sobre la presencia del FMI y dialogar sobre beneficios para el sector del agro e indígena. Nada de esto se cumplió. Es evidente el retroceso de la CONAIE a sus condiciones previas.

Vistazo y Republica Del Banano

CONAIE: “No más diálogo con subsecretarios y viceministros, solo con Lenín Moreno”

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) se reunió para analizar los resultados concretos de los diálogos con el gobierno, desde el pasado 4 de julio de 2017.

Esperaban la presencia del Presidente de la República, Lenín Moreno y del Secretario de la Gestión Política, Miguel Carvajal, sin embargo, no acudieron a la cita, causando malestar en los dirigentes, por ello, anunciaron que no entablarán más conversaciones con subsecretarios y viceministros, sino solo con el Primer Mandatario, a quien dieron plazo hasta el 25 de abril para que dé resultados concretos.

Yaku Pérez, presidente de la ECUARUNARI, sostuvo que “hay que hablar menos y tomar más decisiones”, ya que no existen avances concretos en los temas que se han abordado hasta ahora con el gobierno. “Parece una crónica del rompimiento del diálogo”.

El presidente Moreno no pudo asistir por temas de agenda, mientras que el Secretario Carvajal tuvo que atender algunos compromisos derivados de la situación en la frontera norte. Por su parte, El viceministro de la Política, Fausto Paredes, aseguró que se ha avanzado en los pedidos planteados por la CONAIE.

Ante la inasistencia de las autoridades, pidieron a subsecretarios y viceministros, quienes sí asistieron a la cita de hoy, que abandonen la sala para poder tomar resoluciones a lo interno de la organización.

Las resoluciones de la CONAIE fueron, en primero lugar, “dar un plazo impostergable al Gobierno hasta el 25 de abril “para que dé respuestas del Movimiento Indígena en la Gran Asamblea de los Pueblos y Nacionalidades del Ecuador”, que se llevará a cabo en Latacunga.

Además, se suspenden las mesas de diálogo con las secretarias y ministerios del Estado hasta que existan resultados concretos.

Otra resolución es “sostener y fortalecer la unidad entre Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Ecuador con todos los sectores sociales a fin de articular las demandas y establecer las estrategias viables a nivel local y regional.

La CONAIE también se solidarizó con los familiares del líder tsáchila,  Héctor Aguavil y exigieron que se investigue prolijamente para encontrar a los responsables de su asesinato y que este no quede en la impunidad.

Finalmente, exigen la renuncia de la Ministra de Minería, Rebeca Illescas y del Presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh, así como todos los ministros y funcionarios vinculados al correísmo.