Alcaldesa de GYE a la Policia Nacional: “Disparen señores, disparen”

#FlashBananero| La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, le pide a la Policía Nacional que dispare. “Disparen señores, disparen, porque solo en medio segundo existe la diferencia de que ustedes sean los héroes o no de historia“.

Las redes sociales se activaron inmediatamente después de la incendiaria frase.

Queremos saber su opinión

Ganó el continuismo en Guayaquil

Guayaquil puede tener por segunda vez en su historia una alcaldesa. Cynthia Viteri se perfila como la virtual sucesora del alcalde Jaime Nebot, lo que significa que el Partido Social Cristiano (PSC) cumpliría más de tres décadas gobernando a la capital económica del país.

Los resultados oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) le otorgan un poco más del 50 % de la votación (ver gráfico). Según el conteo propio del partido con un 90 % de actas reales, Viteri obtendría un 53 % de los votos. Lo dijo ayer desde el Centro de Convenciones de Guayaquil, donde funcionó el punto de mando del PSC y donde recibió los resultados.

No solo eso. Según el conteo de la organización política, la lista 6 se alzaría con 15 alcaldías en Guayas y, junto a sus aliados, con cerca de 50 a nivel nacional y con al menos 7 prefecturas. Lo anunció Nebot. “En Pastaza, Imbabura, Bolívar, Cañar, Esmeraldas, Los Ríos, Guayas y Santa Elena”, detalló el líder de la organización.

De acuerdo con el mismo conteo propio, el socialcristianismo volvería a obtener mayoría en el Concejo Cantonal de Guayaquil con 10 concejales seguros de los 15, dijo Viteri, y peleando otros más.

La larga jornada de la candidata ayer empezó en casa, horas antes de ir a las urnas. Y es que sus copartidarios arribaron junto con el desayuno. El asambleísta Vicente Taiano, el concejal Manuel Samaniego, su personal de prensa, sus hijos; todos se reunieron en su mesa y, tras tomar un café, partieron en caravana hacia la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, donde Viteri ejerció su derecho al voto.

Minutos antes de llegar, los vehículos se detuvieron en la intersección entre la avenida Carlos Julio Arosemena y Bellavista. Y es que faltaba un elemento clave antes de ingresar al recinto electoral: su mentor, el alcalde Jaime Nebot.

No se trataba solo de una espera protocolar. El burgomaestre fue uno de sus principales aliados durante su ascenso por los peldaños del poder; asambleísta constituyente, diputada del Guayas, vicepresidenta del Congreso y asambleísta provincial. Estuvo ahí también durante sus dos campañas presidenciales, la de 2006, en la que obtuvo solo el 9 % de las votaciones, y la de 2017, cuando ascendió sola y sin aliados a la candidatura oficial del PSC, quedándose con el tercer lugar.

Arribó a la Católica pasadas las 10:30. Descendió de su auto, manejado por el asambleísta Taiano, para unirse al burgomaestre y la vicealcaldesa Doménica Tabacchi, con quien el año pasado disputó la candidatura a la alcaldía, en unas primarias en las que incluso hubo roces entre simpatizantes de ambas. Pero todo eso quedó en el pasado. Ataviada con una sencilla blusa azul y pantalón blanco, Viteri saludó a los dos con un beso en la mejilla y siguió su camino triunfal hacia su mesa. “Mi fe está puesta en los guayaquileños, en sus ganas de que Guayaquil progrese (…) su voto construye las aerovías, los centros de salud y demás obras. Cada guayaquileño construye su ciudad”, señaló.

Su camino fue seguido por un creciente número de personas que, a su paso, gritaban consignas a su favor. El índice de concurrencia era tal, que miembros de la Policía Nacional tuvieron que intervenir para que ella pudiera sufragar, pero su sonrisa nunca flaqueó.

Depositadas sus papeletas, Viteri nuevamente concedió declaraciones. Ante la pregunta sobre cómo se sentía ante el reto de asumir la alcaldía, tras más de veinte años bajo el control de su partido, fue concisa: ella no es una copia de sus predecesores. “Febres-Cordero, Jaime Nebot y yo tenemos estilos distintos, pero a los tres nos identifica una misma causa, el bienestar de Guayaquil”, subrayó determinante.

De ahí en adelante, el resto de la mañana pasó en movimiento. Primero, al colegio Francisco de Orellana, al sur, donde votó el burgomaestre. Luego al colegio Eloy Alfaro, donde sufragó Carlos Luis Morales, candidato a la prefectura. En este ínterin, aprovechó para hacerse selfis con los ciudadanos que, antes de cualquier resultado electoral, ya se acercaban a pedirle “una foto con usted, alcaldesa”.

Culminada la mañana, regresó a Portón de las Lomas para almorzar con su familia. A las 18:00 llegó al Centro de Convenciones, donde junto a Nebot y Morales esperó los resultados oficiales del Consejo Nacional Electoral. Y aunque fue cauta, el optimismo le ganó e indicó que, a esa hora, ya se hablaba del triunfo del PSC en Guayaquil y Guayas. No era oficial, pero al menos, en aquel salón, ya era ganadora.