Asamblea Nacional Ciudadana, al país

ASAMBLEA NACIONAL CIUDADANA RECHAZA EL NUEVO ACUERDO CON EL FMI Y CONVOCA A MOVILIZACIÓN NACIONAL EL 21 DE OCTUBRE

Quito, 8 de octubre de 2020

1.  Rechazamos el nuevo acuerdo suscrito entre el gobierno de Moreno-Lasso-Nebot con el FMI. Se trata del acuerdo número 20 en la historia contemporánea del país. Estos acuerdos que conllevan la imposición

de políticas neoliberales, nunca sirvieron a la ciudadanía y al pueblo, solo benefician la codicia y al egoísmo de los grandes banqueros y empresarios, así como los intereses de los países imperialistas. El cambio del ministro Richard Martínez por Mauricio Pozo, significan más de lo mismo: más despidos, más hambre y más miseria para la ciudadanía ecuatoriana.

2.  Resistimos y exigimos la derogatoria de todas las leyes y medidas económicas, que se han impuesto a las familias ecuatorianas como la mal llamada Ley de Apoyo Humanitario y las reformas al Código de Finanzas Públicas, que solo sirven para que los empleadores hagan lo que les da la gana: despedir a un

1’000.000 de trabajadoras/es públicos y privados, la rebaja de los sueldos al 80% de los trabajadores; los cada vez más profundos recortes presupuestarios que afectan los servicios de salud, educación, protección social, infocentros, entre otros.

3.  Rechazamos el recorte presupuestario de alrededor de 1.300 millones de dólares para la educación, que han significado la disminución de recursos a las universidades, el despido masivo de docentes de escuelas, colegios y universidades, la eliminación de los programas de becas, de erradicación del analfabetismo y del ingreso de personas adultas a la educación.

4.  Planteamos la necesidad de detener las últimas medidas económicas como resultado del acuerdo con el FMI, que entregan el control de las tasas de intereses y el costo de los servicios bancarios a los dueños de los bancos; la liberalización del precio y entrega del negocio de los combustibles y el gas a las compañías privadas; la privatización de los servicios, empresas y patrimonio público, como la delegación al sector privado de la Refinería Esmeraldas y la pretendida elevación del IVA del 12 al 15%.

5.  Exigimos la aplicación de políticas agrarias para reactivar al sector y garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, mediante medidas de acceso a la tierra, crédito y la producción de la agricultura familiar campesina. Además, proponemos la moratoria inmediata y reestructuración de las deudas de los agricultores y de todos quienes están sin trabajo.

6.  Rechazamos el sobreendeudamiento y el acuerdo del gobierno con los tenedores de bonos de la deuda externa, porque representa una estafa de 12.000 millones de dólares a la economía nacional. Planteamos suspender los pagos de la deuda, tal como lo recomiendan los propios organismos internacionales para renegociar la deuda en condiciones de soberanía y dignidad para nuestro país.

7.  Exigimos que se pague la deuda social y que se cumpla con el pago a los contratistas del Estado y a los gobiernos autónomos descentralizados, puesto que están afectando a muchos sectores como la Red de Organizaciones Cooperantes del MIES, centros infantiles, de atención a adultos mayores y personas con discapacidades, sectores de trabajadores entre los que encuentran nuestros compañeros/as de los

servicios de seguridad privada.

8.  Convocamos a la ciudadanía, a los pueblos y organizaciones, a juntar todas nuestras voces, luchas, demandas y propuestas, con el propósito de avanzar en la conformación de un bloque nacional-popular contra hegemónico para resistir a las políticas neoliberales y derrotar al mal gobierno en las calles y en las urnas, por lo cual llamamos a una gran movilización, el miércoles 21 de octubre del 2020, a las 16:00, de todos los sectores que nos encontramos en resistencia.

¡UNIDAD PARA DERROTAR A LOS NEOLIBERALES EN LAS CALLES Y LAS URNAS!

Fuente: Comunicaciones de Asamblea Nacional Ciudadana (ANC)

Frente de Defensa Petrolero, alerta al país por Decreto de liberalización de importaciones de combustibles, que incrementará pobreza

El Frente de Defensa Petrolero Ecuatoriano

A los ciudadanos del Ecuador

El gobierno nacional, cada día  destroza la economía de los ecuatorianos, aplicando una política petrolera a través de Decretos Ejecutivos que cumplen los acuerdos definidos en las cartas de intención con el FMI y los intereses de reducidos sectores económicos y políticos vinculados al gran capital bancario y comercial.

Mediante Decreto Ejecutivo 1158, emitido el 24 de septiembre del 2020, se autoriza a la empresa privada, importar libremente gas industrial, gasolinas, gas natural, diésel, jet fuel, avgas, según dice el artículo 1 del mencionado Decreto y en las Disposiciones Generales, Primera, se autoriza a la iniciativa privada, la libre importación de combustibles, entre los que expresamente se señalan  el GLP y Gas natural de uso doméstico y residencial.

Ante esta, clara afectación al pueblo ecuatoriano, denunciamos:

  1. El gobierno, mediante decreto, pretende entregar la fijación de los precios de los combustibles al sector privado terminando con los subsidios a las gasolinas, al diésel y en un futuro cercano al gas de uso doméstico.
  2. Se dispone que la infraestructura petrolera nacional sea obligatoriamente rentada a los actores privados que manejarán la distribución de derivados.
  3. El Estado dejará de fijar y controlar los precios de los derivados, los cuales en adelante se regirán por el mercado internacional, lo cual irremediablemente conducirá al aumento de los precios de estos productos.
  4. La subida de los precios de los combustibles arrastrará a su vez a toda la economía a una escalada inflacionaria sin precedentes en dolarización lo cual acentuará la pobreza de la mayoría de la población y la caída de gran parte de la clase media a condiciones de pobreza.
  5. Estas acciones gubernamentales, que más parecen una declaratoria de guerra contra el propio pueblo, se llevan a cabo en función de los compromisos adquiridos con el Fondo Monetario Internacional, en connivencia con las élites financieras que han cogobernado este país desde mayo del 2017.

Quienes conformamos el Frente de Defensa Petrolero Ecuatoriano rechazamos este duro golpe asestado ya no solo contra la infraestructura y capacidades de la industria petrolera nacional, sino también contra toda la ciudadanía, que verá fuertemente reducida su economía y posibilidades de una vida mínimamente digna, afectando también a los empresarios por la baja generalizada de la demanda de bienes y servicios, lo que se traducirá en una espiral de aún más desempleo y pobreza nacional.

Hacemos un llamado a las organizaciones sociales, sindicales e indígenas, a los colectivos ciudadanos, a la academia, a los intelectuales y artistas y la economía popular y solidaria, a los empresarios nacionalistas a cerrar filas para en una amplia unidad, impedir esta nueva intención gubernamental de despojar la renta petrolera y su infraestructura a los ciudadanos en beneficio de unos pocos.

Quito, octubre del 2020

Jorge Cáceres E.

El gobierno dejará que los empresarios fijen los precios de los combustibles

El Frente de Defensa Petrolero Ecuatoriano, alerta a los ecuatorianos, de las consecuencias económicas que tendrá cada familia, con la aplicación del Decreto Ejecutivo, que deja que los empresarios fijen precios de los combustibles.

Mediante Decreto Ejecutivo 1158 emitido este jueves 24 de septiembre de 2020, el gobierno dejará que cada actor de la cadena de valor del diésel y las gasolinas  fije los precios en cada etapa de la comercialización, incluida la venta al público.

En definitiva, serán las comercializadoras privadas de derivados y no el gobierno, las que impongan los precios de los combustibles a los ciudadanos lo cual necesariamente colocará éstos a niveles de mercado internacional ya que, concomitantemente con esto, se autoriza la libre importación de estos productos.

Respecto del Gas de Uso Doméstico, aunque no se deja explícitamente al vaivén de los mercados, sí se autoriza su importación por parte de privados, operación ésta que solo sería viable en un mercado con precios no regulados por el Estado. Es decir que se deja abierta la puerta para la eliminación del subsidio al gas.

Y como si esto fuera poco, el decreto de Moreno obliga a facilitar toda la infraestructura estatal de transporte y almacenamiento, es decir poliductos, tanques, terminales, muelles etc. a los privados a cambio de una “tarifa razonable”. Esto quiere decir que las empresas ni siquiera tendrán que invertir en infraestructura ya que el Estado se la va a facilitar garantizándoles aún más los beneficios económicos a las élites que son las que en realidad gobiernan Ecuador.

Finalmente, es necesario recalcar que en este escenario de depresión económica, desempleo, falta de circulante y crisis sanitaria, estas medidas agravarán la situación de la población ya que encarecerá el transporte de personas y mercadería, produciendo elevación generalizada de precios, profundizando la pobreza y degradando el nivel de vida de la población en general.

Exhortamos a las organizaciones sociales y a la ciudadanía del país a expresarse en las calles y en las redes sociales el rechazo a estas medidas de política petrolera, que responden a los intereses de poderosos sectores económicos y a los acuerdos con el FMI que tiene firmado el gobierno de Lenin Moreno.

Jorge Cáceres E. Coordinador del Frente de Defensa Petrolero ecuatoriano

FMI aconseja recortar déficit fiscal y aplicar reformas estructurales a economía ecuatoriana

Afirma que, a corto plazo, Ecuador “sigue siendo vulnerable a shocks externos”

Recuperación parcial de los precios del petróleo y la ampliación del acceso a los mercados financieros internacionales fueron algunas de las variantes que permitió, en 2017, la recuperación económica del Ecuador “más rápido de lo previsto”, asegura el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último reporte. El organismo internacional, de igual forma, destaca que el Gobierno de Lenín Moreno “se está esforzando por sumar al sector privado a la lucha contra la corrupción, lo cual podría beneficiar a la economía a más largo plazo”.

En su último informe denominado “América Latina y el Caribe en 2018: Recuperación económica en ciernes”, el FMI recalca que la recuperación económica es generaliza toda la región.

“Aunque México, América Central y partes del Caribe se están beneficiando de un crecimiento más vigoroso en Estados Unidos, el crecimiento en América del Sur se debe principalmente al fin de las recesiones de Brasil, Argentina y Ecuador, así como al aumento de los precios de las materias primas”, precisó la entidad económica.

El crecimiento regional fue de 1,3 por ciento en 2017 (frente al 1,2 por ciento proyectado en octubre).

“Proyectamos que la actividad se acelerará a 1,9 por ciento en 2018 y 2,6 por ciento en 2019”, sostuvo.

Las previsiones para 2018 de Chile será de 2,5 % a 3 %, Colombia, de 2,8 % a 3 %, Ecuador, de 0,6 % a 2,2 %, y Perú, de 3,8 % a 4 %, Venezuela tendrá un decrecimiento estimado de -15 %.

En cuanto a la economía ecuatoriana, el FMI señaló que la recuperación económica del país andino en 2017 ha sido “más rápida de lo previsto” con un crecimiento estimado en 2,7 por ciento.

“La reactivación estuvo respaldada por la recuperación parcial de los precios del petróleo y por la ampliación del acceso a los mercados financieros internacionales”, citó.

Así también recalcó que el nuevo Gobierno del Presidente Lenín Moreno “se está esforzando por sumar al sector privado a la lucha contra la corrupción, lo cual podría beneficiar a la economía a más largo plazo”.

“Sin embargo, a corto plazo, la economía sigue siendo vulnerable a shocks externos, situación que requiere recortar el déficit fiscal y recuperar la competitividad a través de reformas estructurales”, aconsejó.