La matanza obrera de hace 96 años aún estremece en Guayaquil

‘El sacrificio de un pueblo’. Así se encabezó el texto en el que EL UNIVERSO reconoció una lucha obrera legítima desviada hacia la muerte, un sacrificio del pueblo, anotó el editorial que apareció el 16 de noviembre de 1922 en la portada de este Diario junto a la reseña de ese fatídico 15 de noviembre que se conmemora hoy.

Hace 96 años Guayaquil vivió uno de sus capítulos más trágicos: la matanza de obreros. El Gobierno de entonces dijo que fueron 10 y el gremio contó 90. Un aumento salarial y la aplicación de la ley de la jornada de 8 horas (1916) eran parte de los reclamos. Se registraron desafueros de los huelguistas, el desvío de su lucha y los enfrentamientos con la autoridad. “El pueblo ha sido sacrificado pues en aras innominadas ambiciones”, escribió.

Matanza obrera no quedó en el olvido

El 15 de noviembre de 1922, Guayaquil vivió uno de sus capítulos más trágicos: la matanza de obreros, que incluso dio origen a la obra literaria reconocida mundialmente Las cruces sobre el agua.

Ese hecho, 96 años después, sigue concitando el interés y la recordación de los ecuatorianos. Es considerado el bautismo de sangre de la clase obrera ecuatoriana y tuvo su génesis en octubre de ese año cuando los trabajadores ferroviarios iniciaron una huelga en las instalaciones de Durán, demandando mejores condiciones de trabajo, al igual que mejores salarios.

Esta lucha fue tomada por sectores sindicalizados de Guayaquil. Los obreros de la empresa Luz y Fuerza Eléctrica, los transportistas de Carros Urbanos, obreros del astillero y otros plegaron a la huelga el 7 de noviembre. Entre las exigencias estaban el aumento de los salarios, la aplicación de la ley de la jornada de 8 horas (1916) y el aviso en caso de despido con 30 días de anticipación.

El 13 de noviembre, la huelga se convirtió en general y se paralizó totalmente la ciudad; hubo cortes de luz y no circularon los periódicos. Los acontecimientos se precipitaron hasta llegar a una represión el día 15, con un saldo trágico no aclarado hasta hoy.

Organizadores de la huelga

  • Confederación Obrera del Guayas (de tendencia liberal)
  • Federación Regional de Trabajadores del Ecuador (de tendencia de izquierda anarquista)
  • Liga de mujeres Rosa Luxemburgo (de tendencia socialista)

Frases del día anterior a la matanza

(Del telegrama que le envió el presidente Tamayo la noche del 14 de noviembre de 1922 al jefe de la Zona Militar de Guayaquil General Enrique Barriga Larrea)

Espero que mañana a las seis de la tarde me informará que ha vuelto la tranquilidad a Guayaquil, cueste lo que cueste, para lo cual queda Ud. autorizado.
José Luis Tamayo Terán, presidente de Ecuador

Muertos

Este Diario publicó el día 16 de noviembre de 1922 una lista de 14 muertos, detallando circunstancias y más datos. Lo mismo hizo con parte de los heridos.

Así, se recoge en la prensa que tropas del regimiento Sucre #3 impiden la llegada de curiosos y de familiares a las puertas del Cementerio General que iban a identificar los cadáveres que habían sido enterrados en una fosa común. Unidades del Ejército retiran cadáveres de los almacenes Cassinelli y Cia, en el centro de la ciudad. Los cuerpos fueron arrojados al río por el muro del Malecón y calle Mejía. Esto fue denunciado por Diario El Universo en su edición del 18 de noviembre, en la página 3.

Estas son las víctimas que se cita se registraron en la clínica Guayaquil, en la Maternidad y otros centros:

Baltazar Balladares. Tiene una herida en la región epigástrica, perforando el peritoneo y el intestino saliendo por la región lumbar. Falleció a las cinco y cuarto.

Obrero no identificado. Falleció en los primeros instantes, en momentos que se le practicaba la operación . Presentaba una herida horrible en la región de la rodilla, pasando por el muslo hasta la región inguinal.

Julio Miño, sastre quiteño herido en la región precordial. Murió casi enseguida. Cayó en la avenida 9 de Octubre, en las inmediaciones de la Plaza Rocafuerte

Alfredo Baldeón, Segundo Tobar, Rodolfo Hurtado, Fortunato Villalba, Francisco Lascátegui. De ellos se dice que murieron en la maternidad

Angela Meza. Muerta en el paseo Montalvo por una bala que le penetró en el vientre por el costado derecho. Vivía en Juan Pío Montúfar y 10 de Agosto, tenía un puesto de venta de leche.

Aurelio Pazmiño. Murió en la avenida Olmedo y Chimborazo. Balazo en el pecho saliendo el proyectil por uno de los pulmones, tiene demostraciones evidentes de haber sido masacrado, pues tiene la cabeza y rostro desfigurados y lívidos.

Mercedes de Silva. Calles Sucre y Morro, muerta en el interior de su casa en circunstancias que hablaba por télefono. El proyectil la penetró por el maxilar inferior saliendo por la región cervical.

Jacinto Barrera. Repartidor de chocolatines, empleado del señor Julio Crespo, muerto por un balazo en la boca, en Bolívar y Chanduy.

Leopoldo Galarza. Oriundo de Latacunga, balazo en el corazón, Chile y Avenida Olmedo.

Eugenio Naranjo. Soltero, pintor; vive en Chimborazo N° 2201, herida en la región lumbar, saliéndole el proyectil por la ingle. Fue asistido de primera curación por el Dr. Alcívar, único sostén de su anciana madre Fidelia Naranjo. (I)

Con información de El Universo y Republica del Banano

Anuncios

Piden deportar a Venezolanas por xenofóbicas a su país igual que hizo Panamá

Venezolana que creó polémica recientemente en redes sociales, quien se grabó en video afirmando que “definitivamente no hay nada como el hombre venezolano, coge rico, baila rico, es bonito y usa perfume ..el ecuatoriano no, osea detalles en la vida..”

Como era de esperarse, miles de usuarios en redes sociales realizaron la búsqueda de su perfil e identidad, para verificar como sería el prototipo de venezolano ideal que describe en el video la venezolana, el cual mostramos en la presente nota.

Muchos en redes han pedido incluso, al Ministerio de Relaciones exteriores las deporten a su país (Venezuela), por promover el odio contra ecuatorianos en un país que les abierto las puertas humildemente. Meses atrás otra venezolana en Panama, hizo declaraciones xenofóbicas contra los panameños. La autoridad nacional reaccionó como es debido, buscando su identidad y deportándola de “lo lindo” a Venezuela.

Se ratifica feriado de 4 días en noviembre por los Difuntos y la Independencia de Cuenca

El feriado nacional del Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca será desde el jueves 1 hasta el domingo 4 de noviembre del 2018. Así lo informó este lunes 15 de octubre del 2018 el Ministerio de Turismo de Ecuador. La Cartera de Estado, a través de una comunicado, dijo que el feriado se establece de acuerdo con Ley de Feriados que dispone el traslado de los feriados que coincidan con un fin de semana (sábado y domingo) o un día entre semana (martes, miércoles y jueves) a los días lunes o viernes. En este caso, el asueto correspondiente a la Independencia de Cuenca, que se celebra el 3 de noviembre, se trasladará al jueves 1 de noviembre. El descanso de cuatro días servirá para estimular la economía, asegura el Ministerio de Turismo. En el 2017, el feriado del 2 y 3 de noviembre registró 1,3 millones de viajes, que dinamizaron la economía del país en USD 83 millones. Con el anuncio, se espera que los ecuatorianos puedan planificar actividades para los cuatro días de descanso. Por el feriados de finados, el 2 de noviembre, se registran viajes a distintos destinos del país, tanto para visitar a familiares, como para descansar. Asimismo, las fiestas de Cuenca ofrecen una agenda variada. La Ley estable 11 días de asueto no recuperables en todo el año 2018.

Con información de El Comercio y Republica Del Banano

Caso Chevron: Relato de los olvidados

Desde que Texaco concluyó sus operaciones en la Amazonía ecuatoriana en 1990, distintas cortes en el mundo han registrado acusaciones y alegatos sobre los daños ambientales y sociales pendientes de reparar en la zona intervenida por la petrolera. Batallas legales que se han convertido en un negocio redondo para bufetes de abogados y firmas de relaciones públicas, pero que en nada han cambiado la vida de miles de personas que se enfrentan a diario con una contaminación que no se quedó enterrada en el subsuelo. La Historia recorrió durante una semana el corazón de la zona afectada (y que ahora está en manos de la compañía estatal) para mostrar los rostros detrás del interminable juicio, de aquellos que después de veintitantos años siguen con las manos vacías.

La vida de Josefina Callapa está marcada con petróleo. Una marca que sigue doliendo, porque es imposible olvidar que su hija Lourdes de cinco años murió intoxicada luego de bañarse y beber de una poza. “Estaba llena de aceite como de petróleo, mezclado con agua”, cuenta la humilde mujer, que mantiene su memoria intacta treinta años después. Aún parece reprocharse por haber dejado a sus pequeños hijos al cuidado de la mayor, que entonces tenía 10 años. Pero ella y su esposo pasaban el día trabajando en una finca lejana. Fueron esas ausencias las que aprovechó la pequeña para refrescarse en el charco contaminado. Y una tarde, a su regreso a casa, la encontraron enferma e hinchada.

Lo siguiente que recuerda Josefina es que un médico le aplastaba el abdomen para que vomite y Lourdes se desangraba por la nariz. Lo cuenta descalza, desde una casita de tablas en Yamanunka, una comunidad del cantón Shushufindi, provincia de Sucumbíos, donde también perdió a su esposo de 38 años, al que lo consumió una fiebre intensa “como de paludismo”.

A punta de machete, Josefina pudo mantener a sus otros siete hijos. Una vida de sufrimiento que parece no terminar. Nada sabe ella sobre el progreso que ha traído al Ecuador más de 40 años de explotación petrolera en esa tierra que habita y considera su hogar. Ahora solo clama por una cosa: “agua limpia”. Y la última de sus hijas, Virginia, interviene para desfogar su indignación y pedir que se sepa lo que allí padecen.

Rodeada de excrementos de petróleo, vive no muy lejos de allí Jéssica Isacha. Tiene 23 años, el mismo tiempo que ha tenido como sus vecinas más cercanas a unas rocas negras que emanan un olor penetrante a aceite quemado.

Es petróleo petrificado, “de esas piscinas que dejó abierta la Texaco hace años”, aclara la joven que es madre de una niña de un año. A Jéssica, lo único que le inquieta un poco es saber que consumen agua de un pozo cavado a menos de 10 metros de los vestigios petroleros, “pero que se le va hacer si es la única forma de tomar agua”. El hedor ya ni lo siente ni le encuentra sentido a preguntar: hasta cuándo tendrá que soportar esa presencia.

La Historia le hizo la misma pregunta a los protagonistas de la más larga y costosa batalla judicial que se haya llevado en el Ecuador, y que ha traspasado fronteras. Un juicio motivado por esas piedras que son vecinas incómodas de Jéssica y esa poza infestada que le costó la vida a la hija de Josefina. Por la contaminación petrolera que le cambió la vida de miles de personas que siguen siendo afectadas hasta el día de hoy.

Pero esa respuesta nadie la tiene. Ni los que enjuiciaron a la desaparecida Texaco, hoy Chevron, acusándola de derramar 71 millones de litros de residuos de petróleo y 64 millones de litros de crudo en 26 años de operación en las provincias de Sucumbíos y Orellana.

Ni la enjuiciada Chevron, que de acusada pasó a acusadora, en un cambio de papeles que probablemente no le haga ningún bien a Jéssica ni a sus compañeros de contaminación. Tampoco lo tiene el gobierno del Ecuador, involucrado en el pleito en la última instancia. Menos la gente de la Amazonía, después de 22 años de juicios y cientos de millones de dólares gastados, de los que quienes han padecido de las consecuencias de la explotación del también llamado oro negro, no han visto ni un centavo.

Y son tantas las necesidades que tienen. Jéssica aporta unas cuantas. La primera, agua potable. La segunda, un servicio higiénico, porque ni ella ni sus padres ni sus cinco hermanos terminan de acostumbrarse a hacer sus necesidades al monte.

Todos viven en una casita de madera y bases de ladrillo apenas construidas, a un extremo del pozo Shushufindi 50, esperanzados por una reubicación. Pero han sido tantos y tan diversos los ofrecimientos de una vivienda nueva con servicios básicos, que la joven evita hacerse ilusiones.

*Este reportaje fue realizado por Daniela Aguilar, en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas del International Center for Journalists (ICFJ) en alianza con CONNECTAS.

Fuente La Historia

RAFAEL CORREA SE PRONUNCIÓ TRAS EL SISMO DE 6.5 EN CUMANDÁ

El expresidente Rafael Correa se pronunció ayer en sus redes sociales tras el sismo de 6.5 en Cumandá, Chimborazo. A través de su cuenta de Twitter envió un mensaje a los ecuatorianos.

“Un abrazo solidario a los afectados por el fuerte sismo cuyo epicentro se ha ubicado en Cumandá, límite entre Chimborazo y Guayas”. En el mismo mensaje, Correa criticó que: “Pasar Gestión de Riesgos a Defensa es un grave error”.

Con información de Metro y Republica Del Banano

Asimismo, el Exgobernante finalizó su tuit señalando que “la prevención de desastres debe ser coordinada por organismos especializados”.

Pastor Evangélico es detenido en Quito por desaparición de joven de 19 años

La madrugada de este miércoles 5 de septiembre del 2018 se realizó un operativo para detener a Jonathan C., pastor evangélico investigado por la desaparición de la quiteña Juliana Campoverde, cuyo paradero es desconocido desde el 7 de julio del 2012.

Así lo informó la Fiscalía General del Estado. La intervención contó con la participación de los agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Nacional. “Él fue la última persona que tuvo contacto con ella”, dice Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana.

Un mensaje de Facebook escrito desde la cuenta de Juliana Campoverde, luego de su desaparición, es -a criterio del organismo de derechos humanos Inredh- una de las piezas fundamentales para tratar de esclarecer lo ocurrido con la joven de 19 años, quien desapareció en el sector de la Biloxi, en el sur de Quito. Un peritaje informático de la Policía determinó que aquel mensaje de Facebook fue enviado desde la computadora del pastor que dirigía la iglesia evangélica a la que concurría la joven.

Un mes y medio antes de desaparecer, Juliana estaba asustada por lo que él le había dicho. Ella le había comentado a su madre que el pastor quiso forzarle a hacer algo que no quería. Él le dijo que “a través de un sueño, Dios le reveló que debía casarse con su hermano”. Eso no le gustó: Juliana se alejó de la iglesia a la que había asistido 10 años, luego de que su mamá se separara de su padre, Absalón Campoverde. Pero otro pastor comenzó a escribirle al Facebook y también le dijo que debía casarse.

Los religiosos están incluidos en el expediente fiscal. La madrugada de este 5 de septiembre, luego de casi seis años y dos meses de la desaparición, Elizabeth Rodríguez estaba pendiente de la detención del sospechoso. Ella espera respuestas de lo ocurrido con su hija.

A las 09:00 se realizará una toma de versión del pastor en la Unidad de Flagrancias, en la avenida Patria y 9 de Octubre, centronorte de Quito. “Me interesa que él hable y diga dónde la dejaron, a quién la entregaron, qué hicieron con mi hija. Eso me interesa saber. Él fue la última persona que tuvo contacto con mi hija”.

El pasado 21 de agosto, Rodríguez organizó un plantón en los exteriores de la Confraternidad Evangélica Ecuatoriana para exigir a los miembros de esa comunidad respuestas sobre la desaparición de Juliana. “La confraternidad es quien está sobre el cuerpo de pastores (que laboraban en el sector de la Biloxi, en Quito) y queremos que nos den una explicación”. “No solo exigimos al Estado respuestas. Queremos que las instituciones relacionadas con este caso se manifiesten”.

Tras el plantón, la Confraternidad envió un comunicado en el que apoyaba la lucha de la familia de la joven desaparecida. Sin embargo, afirmó que ellos no pueden hacerse responsables por el proceder de los investigados. “Existen pericias técnicas en contra de ellos que no se pueden hacer públicas”, dice Rodríguez.

El pasado jueves 18 de enero del 2018, su madre contó a este Diario que no olvida el último abrazo y beso que le dio su hija. Sucedió cerca a una gasolinera de la Biloxi, en el sur de Quito.

Desde ese lugar, la mujer recordó los momentos previos a la desaparición de la joven. Eran las 08:00 de un sábado cuando las dos salieron de su casa, ubicada a pocas cuadras de la estación de servicio. Caminaron y conversaron cerca de 10 minutos. Juliana iba a su negocio de productos naturales, que funcionaba en la Ajaví, otro barrio del sur.

Antes de despedirse le dijo a su madre que se sentía cansada, que tenía ganas de ir a un parque con muchos árboles y que quería recostarse sobre el césped. La mamá le preguntó por qué decía esas cosas. No contestó y se marchó. Desde la gasolinera, Juliana debía caminar solo cinco cuadras, pero nunca llegó al local. En ese trayecto desapareció y hasta ahora no se conoce qué pasó con la joven de 19 años. Desde entonces, su madre ha viajado de ciudad en ciudad buscándola.

Ha pegado su fotografía en paredes, postes, locales comerciales y en las entradas de los retenes policiales. En la Fiscalía ha pasado horas enteras. El expediente de desaparición ya tiene 7 100 hojas. 12 investigadores han conocido su caso, pero hasta ahora la familia no tiene respuestas. Tampoco han podido conocer ni acceder a los documentos judiciales. La respuesta que reciben siempre es que “se encuentran bajo reserva”.

Con información de El Comercio y Republica Del Banano

Quema de llantas en Guayaquil en protesta de Tricimotos

Cinco tricimotos retenidas y seis personas detenidas es el saldo hasta el momento de una protesta realizada esta mañana por conductores de tricimoto, durante el operativo de control que realiza la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) en la principal vía del Guasmo, en el sur de Guayaquil.

Desde las 06:30 de este lunes, agentes civiles de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) se ubican a lo largo de la av. Abdón Calderón y Raúl Clemente Huerta, para controlar que las tricimotos no circulen por ambas arterias.

Los agentes advierten a los conductores de estos vehículos alternativos que no pueden transitar por vías principales.

Los tricimoteros se oponen a esto. Por la parada de la Metrovía La Placita, en la Abdón Calderón, a una buseta del circuito le rompieron una parte del parabrisa delantero con una piedra.

Daniel Mora, dueño y conductor de la unidad, identificó a conductores de tricimotos como los autores del hecho.

Édison Miranda, de la Policía Nacional, desmintió que haya alguna persona herida con cuchillo , producto de las protestas.

300 policías se encuentran desplegados en el operativo, señaló Miranda. Agregó que los conductores de las 103 han suspendido hasta segunda orden los recorridos, debido a la inseguridad que les representa.

Agentes civiles resguardan el recorrido que hacen las busetas en la Abdón Calderón y en la av. Las Esclusas. (I)

Con información de El Universo y Republica Del Banano

Estudiante kichwa de Otavalo fue admitido en universidad de Estados Unidos con su cabello largo

Michael Rafael Williamson Tabango fue admitido en la Universidad de Brigham Young, Estados Unidos, pese a tener cabello largo, peinado en trenza, como acostumbran los kichwas del pueblo Otavalo, de Ecuador. La noticia se hizo pública hoy, 31 de agosto del 2018.

Tras ganar una beca para estudiar en este plantel, que pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se comunicó al estudiante de 17 años que debía cortarse el pelo, porque así establece el Código de Honor de la institución. Entre otras reglas se específica que el cabello de los hombres debe ser limpio, pulcro y corto. La disposición generó malestar en la familia de Michael, que mantiene las costumbres y tradiciones indígenas otavaleñas. Sus padres, la ecuatoriana de Rina Cristina Tabango y el estadounidense James Williamson, hicieron público su malestar.

La noticia tuvo eco en la comunidad kichwa del mundo. Desde Otavalo, José Quimbo, vicealcalde de la ciudad y líder de este pueblo, envió una carta a Kevin J. Worthen, presidente de Universidad de Brigham Young, del estado de Utah. Ahí le explicaban que para los Otavalo el cabello largo es parte de la identidad cultural y un nexo histórico con su pasado, además de otros argumentos culturales, filosóficos y jurídicos.

La mañana de hoy, Rina Tabango agradeció a través de las redes sociales el apoyo que recibió su familia. Entre otros nombres mencionó al Consulado de Ecuador y la Defensoría del Pueblo, de Nueva York, al Municipio de Otavalo, la Federación de Indígenas y Campesinos de Imbabura, profesores de la Universidad de Brigham Young y a la comunidad kichwa, entre otros, que enviaron cartas y mensajes de solidaridad con Michael Williamson.

Tras recibir la identificación, que le certifica como parte del plantel de educación superior, el joven otavaleño se vinculó oficialmente a la Universidad el 30 de agosto pasado. El sueño de Michael, el primero de cuatro hermanos, es convertirse en ingeniero mecánico.

Con información de El Comercio y Republica Del Banano

Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, preocupada por eliminación de Ministerio de Justicia

“Expresamos nuestra más profunda preocupación ante algunas de las medidas económicas y de ajuste institucional tomadas por el Gobierno Nacional, en el marco de las cuales se elimina el Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos”, fue el pronunciamiento de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, tras el anuncio del presidente Lenín Moreno. Aseguran que “si bien la reducción del aparato estatal puede representar una opción, no se puede desarmar la institucionalidad creada para atender problemáticas como la violencia contra las mujeres en todo su ciclo de vida”.

A continuación, exponemos el pronunciamiento de esta organización, de forma textual:

Con las medidas de carácter político, tomadas frente a la crisis fiscal fruto del despilfarro y la corrupción, se afecta la implementación de políticas públicas en el sector social. Si bien la reducción del aparato estatal puede representar una opción, no se puede desarmar la institucionalidad creada para atender problemáticas como la violencia contra las mujeres en todo su ciclo de vida. Por el contrario, los órganos de supervisión de tratados de derechos humanos como el Comité de la CEDAW, recomiendan el fortalecimiento de la institucionalidad especializada. No podemos retroceder en la conceptualización del rol del Estado y su obligación en la promoción y protección de derechos.

Las mujeres construimos conjuntamente con el Estado, una Ley de Prevención de la Violencia contra las Mujeres y creímos en la voluntad política del Presidente para implementarla. Desde la aprobación de la Ley en febrero pasado, señalamos que su implementación en territorio no sería posible sin los mecanismos institucionales, los recursos técnicos y económicos suficientes y la voluntad política. Ello implica priorizar la violencia contra las mujeres y las niñas, como un problema estructural de la sociedad ecuatoriana, que debe ser asumido como tal desde el más alto nivel del Estado.

Sin embargo, las medidas de ajuste institucional parecen ir en dirección contraria. De acuerdo al Decreto Ejecutivo No. 491, de fecha 23 de agosto de 2018, se encarga el rol del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos al Ministerio de la Política. Desde nuestro punto de vista, ubicar la tarea de protección de derechos humanos en el Ministerio de la Política es un despropósito que pone en riesgo, la implementación de la Ley de Prevención de la Violencia, en tanto no asegura un enfoque de derechos humanos, no cuenta con la estructura institucional que se requiere, y podría convertir el tema en un botín político clientelar.

En tal escenario, nos preocupa que la rectoría de la Ley tenga debilidades de toda índole, desde su orígen. El diseño del Sistema Nacional Integral para Prevenir y Erradicar la violencia contra las mujeres debe contar con la voz de las mujeres y las organizaciones que han trabajado en prevención y atención integral desde hace décadas. Especialmente, en las actuales circunstancias, no podemos estar al margen de las decisiones que nos afectan directamente, en particular sobre las casas de acogida, el plan y la encuesta nacional de violencia, el sistema de registro único y la asignación presupuestaria.

Demandamos que se conforme un mecanismo de consulta con las mujeres y organizaciones especializadas en prevención y atención de la violencia, para la definición participativa de la nueva estructura que asumirá las competencias del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos.

Es de nuestro interés, y es nuestro derecho, vigilar que la institucionalidad encargada –temporal o definitivamenteresponda efectivamente a la problemática de la violencia, es decir que tenga una presencia en territorios, capacidad de articulación a nivel desconcentrado, una gestión de la política con enfoque de derechos humanos y género, así como los recursos técnicos y presupuestarios necesarios para cumplir con el rol de rectoría en esta materia.

Demandamos señor Presidente Moreno, la promulgación inmediata de Misión Mujeres como marco de las políticas de igualdad. La mitad de la población no se puede quedar atrás.

Le tomamos la palabra señor Presidente Moreno, #ElMomentoEsAhora para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas, demandamos su decisión ahora! Necesitamos respuestas claras y urgentes.

Fuente: Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador

Ecuadorinmediato.com y Republica Del Banano

Padres buscan a su hija de 13 años, desaparecida en Quito

Los familiares de Angelet Castillo Noboa, de 13 años, están desesperados porque la chica desapareció desde las 12:36 de ayer, 20 de agosto del 2018. Lo último que se supo es que, a esa hora, ella salió de su casa ubicada en el barrio Reino de Quito, en el sur, para dirigirse a la tienda y ahora su paradero es desconocido.

La mañana de este martes 21 de agosto del 2018, la madre de la adolescente, Katty Noboa, informó que la denuncia ya fue presentada ante la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Personas (Dinased). Además, revisaron los videos de seguridad y en estos se observó que la chica tomó un bus sola a las 12:36. Luego se bajó y se desconoce su paradero. “Le dijo a su hermana mayor que se iba a la tienda, pero no regresa.

Un vecino me contó que la vio tomar un bus”, contó Noboa. En el momento de su desaparición, Angelet vestía una chompa de color mostaza y jeans azules rasgados en las rodillas. Su estatura es de 1,55 metros. Es de piel blanca, ojos cafés claros, cabello castaño claro. También verificaron el registro de señal del celular de la adolescente. Lo último que comprobaron es que estuvo en el sector de La Ecuatoriana. Ante eso, sus familiares acudieron a buscarla, a las 23:00, en esa zona. Los acompañaban agentes de la Dinased.

Luego de que los uniformados se fueron, los parientes continuaron con la búsqueda hasta las 03:00 por su cuenta. “Si nos escucha o lee esta nota, le pedimos que por favor se comunique con nosotros o sus abuelitos. Necesitamos saber de ella”, manifestó Noboa con la voz entrecortada.

Con información de El Comercio y Republica Del Banano