#ArtículoBananero|La democracia en duelo Por Luis A. Castillo

¡Saquen a los patanes de nuestra casa! Están inmisericordemente destruyendo al país. Además de no tener legitimidad, los verdugos puestos a dedo, el Consejo Nacional Electoral, la Contraloría y Fiscalía, entraron por la ventana trasera por obra y gracia del traidor Moreno y del emperador Trujillo. El objetivo era ejecutar el encargo: sea lo que sea, por cualquier artilugio que tuerza la norma constitucional, Rafael Correa Delgado no podrá ser candidato.

Además de creernos tontos, se burlan de nuestra paciencia. Los lacayos sacan del bolsillo “reglamentos” antes inexistentes, con dedicatorias no solo para Correa, sino también para impedir que ecuatorianos migrantes ejerzan su derecho democrático. El costo económico innecesario impedirá hacerlo de forma “personalísima” en tiempos de pandemia. Por capricho de estos cuestionados funcionarios públicos, los contrincantes mudos, ciegos y cómplices la tendrán más fácil, ya con cancha inclinada. Es un juego sucio, es un golpe mortal que terminará destruyendo nuestra incipiente democracia.

Es así que regresamos a los pactos de la regalada gana. Es así que Ecuador regresa a ser República Banana, país en donde el Código de la Democracia,  la Constitución y el Estado de Derecho fenecen como letra muerta en el tacho de basura. ¡He ahí la obra del morenato! A propósito, la metáfora de Celi rasgando con enfado su destitución, también aplica con lo que han hecho con nuestra Constitución. Los incautos en medio de su comparsa borrachera se olvidan de que tenemos memoria.

Aún recordamos imágenes de octubre pasado: de sangrienta represión, de dictadura embrutecida, de presidente fugado, de Carondelet amurallado, de prensa mintiendo, de asambleístas escondidos, de ciudadanos sin ojo, de desorden, de desgobierno, de heridos y de hermanos muertos. Esa es la estampa de lo que en tres años ha constituido el desgobierno del morenato y cogobernantes. ¡Prohibido olvidar!‬

Precisamente, porque tenemos memoria, la farsa maquinada no les resultará. Según el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, la intención de voto a favor del correísmo es de 31,4 %, constituyéndose así en la primera fuerza política. El electorado sabe que se está cometiendo una injusticia y que será castigada en el momento de poner a representantes dignos que nos devuelvan una confiable institucionalidad.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero|El subdesarrollo es sinónimo de una educación mediocre y exclusiva Por Ana M. Pereira-Castillo

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” decía Mandela. Su opinión es aplicable a cualquier continente.

¿Cómo se puede cambiar todo un sistema de educación en el mundo subdesarrollado donde solo algunos han logrado estar expuestos al pensamiento crítico? ¿Cómo puedes tener un sistema de educación con énfasis en la comprensión, el análisis, la aplicación y la comunicación si las experiencias de sus profesores se basan en la repetición de lo memorizado? ¿Cómo puedes tener un diálogo entre profesor y alumnos con una expresión de opiniones opuestas basadas en hechos, si la sociedad no maneja esa discordancia, sino en términos de peleas personales basadas en chismes y calumnias? ¿Cómo y quién podría borrar la vieja pedagogía vertical, ser modelo de una horizontal, y guiar al educando a que la emule en sus clases?

¿Traer a extranjeros mejoraría? No me parece ser la respuesta porque desconocerían el contexto social, conocimiento esencial en la preparación de clases. ¿Enviar a educandos ecuatorianos a otros países? Siempre y cuando vayan a un país donde haya institucionalidad, cohesión social, respeto al prójimo e inclusividad, una sociedad en la cual podrían ver reflejada en la vida real una pedagogía apropiada para formar a futuros ciudadanos de una democracia sólida. 

El gobierno de la Revolución Ciudadana trató de abordar reformas. Construyó Escuelas del Milenio, con todo el material necesario para que cada niño tuviera acceso a una buena y sólida educación. Envió a becados por el mundo. Duplicó los sueldos de los profesores para que tuvieran tiempo de preparar sus clases debidamente. Alentó a que el desarrollo profesional se concentrara en pedagogías progresivas. 

Es de lamentar que ni todos los profesores hayan aprovechado la oportunidad de actualizarse como profesionales. Sin embargo, cobraban sus nuevos sueldos sin cambiar en lo más mínimo lo que siempre habían hecho. ¡Esto es corrupción! Sus administradores contribuyeron a esa corrupción al ser negligentes en vigilar sus rendimientos. La misma corrupción que los mantuvo callados a los dirigentes sindicales, mientras el país se esforzaba invirtiendo con esperanza. La esperanza de un cambio de raíz, hacia un futuro brillante para todos los niños y jóvenes ecuatorianos sin excepción.

Desafortunadamente el gobierno actual, elegido para continuar con el proyecto nacional, optó por retroceder décadas, regresando así a las escuelitas unidocentes, sofocando un aprendizaje amplio, y condenando a que se quedaran estancados en una mediocridad. Estos niños son los que más necesitan esa preparación para salir y ayudar a su familia a arrancar de la pobreza. Esta estructura retrógrada mantiene a las grandes mayorías en el subdesarrollo. Caso contrario, al estar equipados con una preparación sólida, representarían un peligro a ese estatus quo centenario. Inevitablemente, cambiarían la exclusividad de la que han gozado las élites.

Ana María Pereira-Castillo

Articulista 

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero|La lengua viperina ante inocencia de Don Pedro por Luis A. Castillo

 

Es que así es Moreno. Acusa y acusa para terminar en humo. Es así que por eso Moreno es corrupción porque con su lengua larga y viperina difama. Es la lengua de la calumnia, la lengua del “yo no sé, del “ajá”, de “la gran pendejada”, del que ya sin resquemor acusa sin sustento. Ahora, después del sobreseimiento a Don Pedro Rivadeneira, padre de la asambleísta Gabriela Rivadeneira, tiene que tragarse sus palabras insidiosas. Pero no lo hará. No tiene conciencia para dar lugar a un mínimo de ética. 

¿Quién reparará él daño maliciosamente perpetrado? ¿Quién secará las lágrimas, quién apaciguará la angustia, quién dará templanza al desespero, alivio al sufrimiento? ¿Quién borrará el odio? 

Este es el cuadro triste de un Ecuador a la deriva. Un presidente de la República de 17 millones de habitantes acusando públicamente, con micrófono en mano, en el escenario del descrédito y de la deshonra, con tanto desparpajo, cachiporreando la persecución política de un inocente, como ya lo ha hecho cansinamente contra Rafael Correa y contra Jorge Glas.

Pero … ¡ojo! También en el ventilador de odio los medios masivos mancharon la reputación de Don Pedro, y no solo de él, sino también de muchos otros. Ya estamos acostumbrados a ver la avalancha de titulares de deshonra, que dan cuenta del maltrato, del arresto y de la irreparable humillación. ¿También harán su mea culpa? ¡No creo! ¿Y los ciudadanos que les hicieron el favor de propagar esa calumnia? Esos tampoco lo harán y nada ni nadie cambiará su mala costumbre social. Solaparán la injusticia con su silencio. Para eso cobran los gobernantes del sudor del pueblo, y los chismosos seguirán cobrando por vender asuntos que generen “agradables” y maliciosas tertulias. En fin, todo va en tono con el quemeimportismo dilucidado por la frase grosera del necio banquero.

¿De dónde saca Moreno tanto odio? Odio que viola el entorno de la familia. ¿Podrá dormir? ¿Quién realmente es este Moreno, qué pesares tendrá en su alma, qué clase de Frankenstein es?, que con ponzoña ataca a los que ayer llamaba compañeros de lucha, hermanos de ideales? La historia lo dirá, y una vez a la luz no lo absolverá.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| “El pecado de ser mujer correísta” por Ana M. Pereira

El pecado de ser mujer correísta

Si ser correísta es un crimen y ser mujer es un pecado, ¿qué será ser una mujer correísta, particularmente ahora con la amenaza lanzada por el Secretario de la Presidencia?

Cuando en el plan internacional se congratulan a las ocho liderezas que mejor han manejado la pandemia en sus respectivos países, en Ecuador, 4Pelagatos denigra a la mujer preparada que ha tratado de servir a su patria y defender la Democracia. En vez de resaltar todo lo positivo de su compatriota, este innombrable ‘periodista’, que más huele a pauta que a contenido, mancha la honra de la asambleísta Aguiñaga maléficamente, por si acaso a alguien se le ocurra tenerla en cuenta y darle el voto, en caso de que se postule para la Presidencia. 

¿Les parece apropiado y decente que se use la imagen del acordeón con referencia a la mujer? Sor Juana Inés De la Cruz, sigue siendo vigente en América Latina : “ Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis …” ¡Todavía queda, culturalmente, mucho por aprender… !

¡Qué lástima que no reconozca este señor la tarea que haya tenido que sobrellevar una mujer para que llegue y se mantenga en tan altas esferas políticas! Es obvio que la simple idea de que se postule, que posiblemente lo represente como su Presidenta lo aterra! Por eso ataca su femenidad, cuestiona sus valores políticos y la deshonra profesionalmente. Ella y todas otras mujeres, que han defendido el proyecto de la Revolución Ciudadana, no necesitan ser defendidas. No han cambiado de camiseta, se han mantenido firmes en su convicción y fieles servidoras públicas.

El hombre ecuatoriano que yo conozco exigiría que a sus hijas, hermanas, esposas y madres se les refiriera con respeto y dignidad. Lo que acabo de leer en este desatinado, anacrónico y denigrante artículo de opinión patriarcal, además de un rencor y odio a Rafael Correa por sus logros, es como un celo enfermizo del enamorado machista que no soporta ver a otro varón ser sostenido por un equipo de inteligentes y atractivas mujeres competentes y conocedoras en su campo.  

No me sorprende que el indolente haya utilizado la palabra sumisión ya que esa es su noción de lo que “la buena mujer” debería ser. Recalca la palabra sumisión como si la persona en cuestión estuviera prostituyéndose para lograr algo a cambio, algo que le sería más importante que su propia dignidad. Toda esta maldad, dice mucho más de la inmundicia del periodista que de la “difamación” que pretende propagar sobre la abogada Marcela Aguiñaga, correísta fiel a sus principios, digna de ser emulada. Espero que su intento de socavar a la mujer en la política no “le salga el tiro por la culata”. Señores 4Pelagatos,¡ respeten a la mujer!

Ana María Pereira-Castillo 

Articulista

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| Aires de libertad del Fuehr Roldán por Luis A. Castillo

Gran alivio causó la semi partida de Santiago Cuesta, pero para nuestro doble pesar quedó Juan Sebastián Roldán. Sí, el de la mesa chica, el de la mesa de la trama fascistoide sobre la cual se barajan reputaciones y vidas por los enanitos que, a estas alturas de haber basureado al país, les importa un bledo, o, si aún son incrédulos, pregúntenle al banquero.

Ya para ellos todo “es igual, lo mismo un burro que un gran profesor”. Sin pelos en la lengua, el despreciable se desguaza. Salió a lo ramplón de barrio a amenazar e intimidar públicamente, iniciando la última arremetida contra el correísmo. ¡Ojo!,para ciertas cosas, el desquiciado cumple con lo que promete.
En ciertas cosas nomás, porque  cuando se trata de lealtad, de entereza, de mesura, Roldán cascabelea para todo lado. No hace mucho elevó al altar a su patrón de turno, Rafael Correa. “Nosotros creemos en el presidente… creemos en el proyecto”. Pero después de ver otra tajada más fresca y prometedora en el derroche del poder, mordió la mano que le dio de comer; insultó, se tragó sus alabanzas pasadas; repudió y, con descaro, con cara de Ruptura25, pontifica desde el lado de la traición. “No hay que tenerles miedo… hay que apresarlos”.
No es para menos su enfado. Los correístas ayudaron a propinarle su merecido. No el de 36 votos, que obtuvo Romo, la señora del maletín de $ 90 mil y más, la que antes del baile se emborrachó en la ficción del poder. Ya entusiasmada pagó a los músicos antes de la cumbiamba, pero estos, al ver el relajo, se le fueron a otra parranda. No, no ese voto, sino el de los pírricos y vergonzosos 12 votos. Siendo así, pues “¡ya qué chu…!”, quiere terminar la consigna macartista (represión política) de la traición barriendo, desinfectando el “virus correísta”, que anda enquistado “por todas las instituciones públicas”.
Los ideales de los ‘revolucionarios modernos’, de los que a boca llena denunciaban con su canto de sirena de “¿quién jodió el país?”, hoy se cristalizan en la atolondrada desmesura de un payaso despreciado que ve que en su show, de hueca grandilocuencia, la audiencia indignada se le va. Ya no le creen. Con el 92 % de desaprobación, no hay paciencia para el disco rayado.
Luis Alfredo Castillo
Articulista
Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| La tragedia del “Cuentero de Carondelet” por Luis A. Castillo

“El Cuentero de Carondelet” se equipó de todos los artilugios para embelesar por tres años a la audiencia. En tres años pasó del asombro, a la indignación , para terminar en el hartazgo del pueblo. Pueblo que ahora se ve recogiendo en fundas de cadáveres a sus muertos en las calles, y escuchando las bochornosas disculpas por la indolencia y negligencia cometida por este gobierno.
Para tal fin, dispuso en su arsenal: sus cansinas declaraciones cuánticas;  sus desatinados chistes; los cuentos vestidos de anuncios de humo tras anuncios de humo; el sainete pronto desbaratado; la trama de culpar tras culpar y de calumniar al enemigo; de ocultar los 18 millones en coimas y su posterior desliz pernicioso, sin fiscal que investigue; el circo bufo de improvisados teletubbies, para finalmente, terminar en la deshonra, en las prebendas y en la conocida corrupción de hospitales.
Todo ese arsenal, entre otros objetivos, como el de cumplir con los dictámenes (subordinación) del FMI, fue para montar el mayor atropello: impedir que Rafael Correa participe en las elecciones del 2021. Todo por desterrar al correísmo y borrar cualquier indicio de su existencia. Tanto ruido para pocas nueces. Su objetivo de persecución política fracasó. La Revolución Ciudadana, según las encuestas, sigue fortalecida y siendo la primera fuerza política.
De ahí el desespero. De ahí las llamadas embusteras del consejero Verdesoto; de ahí las intromisiones del “auto sentado” Contralor para perpetrar el fraude electoral; de ahí la actitud blandengue de los pupilos del Trujillato para inobservar el Código de la Democracia. Atropellos con el fin de restringir el libre ejercicio democrático de un pueblo más pobre e indignado, que reclama el derecho al trabajo, el acceso a la Educación de calidad y a la Salud universal y digna.
Estaremos atentos al presenciar la fuga del “Cuentero de Carondelet. Ya tiene compañía en los bajísimos índices de credibilidad y de legitimidad con  8%,  como el de Bucaram 6% y el de Mahuad 7%. Así mismo, como aquellos nefastos, hará su próxima fuga, cargado del rechazo de todo un pueblo. De lo contrario, la cárcel lo espera, y él lo sabe.
Luis Alfredo Castillo
Articulista
Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| ¡No importa, Rafael y Jorge, el pueblo está con ustedes! Por Ana Ma. Pereira

No importa, Rafael y Jorge, el pueblo está con ustedes!

¿Dónde están los medios de comunicación de calibre, los empresarios decentes, los expertos en Derechos Humanos, la élite académica, la Iglesia Católica? ¿Por qué callan ante tanto atropello a la justicia? 

¿Se admiran por qué Rafael Correa, Jorge Glass y Julián Assange son admirados por el ciudadano común? Por su decencia, dedicación a la verdad y a la dignidad. Ellos se han concentrado en servir y en defender a los que, a pesar de ser muchos más, no tienen el mismo acceso a ser escuchados, sino cuando salen a las calles a protestar. Desafortunadamente, estamos en tiempos de Pandemia; y, hasta en eso, el pueblo es infamemente olvidado. ¡Cuánta injusticia Dios mío!

Ecuador, según consta, es uno de los países más Católicos de América Latina, pero parece que no practica lo que predica. La Iglesia se mantiene muda; y, solo se la ve para la foto con la Aristocracia, ni siquiera lo imitan al Papa Francisco en sus denuncias. ¡No veo ni escucho a ningún Monsignor Romero ecuatoriano! ¡Qué lástima! Siguen identificándose con y vendiéndose al poder de los pocos. El libro de los Salmos 115 les calza muy bien: “¿Dónde está ahora su Dios?…Sus ídolos son plata y oro…Tienen boca, más no hablarán; tienen ojos, más no verán; Orejas tienen, más no oirán;…”

Cuando alguno que otro abogado sale defendiendo la Constitución y el debido proceso con su Estado de Derecho, exponiendo las injusticias cometidas, las violaciones a los Derechos Humanos, es en seguida desacreditado con los típicos chismes y calumnias y acusado de conflictos de interés con posible mira hacia pretensiones políticas elevadas. Si el proverbio “el que calla otorga” es cierto, significa que no hay hombres ni mujeres con dignidad ni decencia en la élite ni en la academia ecuatoriana; o, tal vez, se mantienen “neutros”, como si la inacción no tuviera su lado. ¿Lo hacen por cobardía al no querer identificarse con los que son pueblo y con los defensores del mismo?

Sería sensata cierta madurez para que se desempolvaran de esos rancios valores aristocráticos y religiosos. Según los curas y obispos, éstos no se meten en la política…. sino cuando les conviene. Señores, la Historia los juzgará porque ninguno de Uds. tiene valores, peor valores morales. Como élite “intelectual”, y si son verdaderamente poderosos por sus conocimientos o por su influencia, a Uds. les incumbe defender la justicia en vez de esconderse detrás de jueces mediocres, por los cuales deberían sentir repugnancia. ¿Ese es el mismo tipo de justicia por el cual quisieran ser juzgados? La mala costumbre de calumniar y propagar información falsa, traicionar y cambiarse de camiseta, seguirá existiendo hasta que haya un verdadero cambio socio-cultural y se corrija ese endémico defecto con leyes aplicadas con responsabilidad y debida justicia, leyes severas para que nadie siga gozando de impunidad en la difamación.

¡Qué admirables seres humanos son Rafael Correa, Jorge Glass y Julián Assange! Los dos últimos privados de libertad y peligrando su salud, y el primero, peleando por todos los métodos legales y a gran expensas, de relucir la maléfica y manufacturada injusticia aceptada por todos los que practican y callan, por los que quieren seguir aprovechándose del sudor de sus compatriotas, manteniendo su estatus quo. ¡Qué incansables son sus compañeras, sus hijos, sus familiares y sus seguidores en apoyarlos desde afuera para que el mundo se entere del retroceso histórico de más de 23 años.

Ana María Pereira-Castillo

Articulista

Republica del Banano

#ArtículoBananero| ¡Miedo al voto del migrante! Por Luis A. Castillo

Miedo al voto del migrante!
Ante tanta ingratitud, el golpe más certero contra las fuerzas retardatarias será nuestro voto. No importa qué distancia tendremos que viajar, qué obstáculos nos impongan los enemigos de la democracia, el fraude electoral  de los que quieren suprimir nuestro derecho será vencido.
La ingratitud va de la mano con el miedo a que los migrantes nos pronunciemos contra Moreno y sus cómplices cogobernantes. Miedo ante nuestra incansable e indelegable sensatez de poner al país primero. No con palabras sino con acciones. Ya nos conocen y por eso nos temen. Nos manifestamos ya, enviando nuestras remesas cada mes, de sudor a sudor, de cada nostalgia a cada lágrima porque sabíamos  que el país después del salvataje bancario se pondría de pie. ¡Y así fue!
Gracias a nuestra larga lucha, de millones de refugiados económicos, obtuvimos el derecho a la doble nacionalidad y, después, el derecho a ser representados y a elegir. Sin embargo, el derecho de ejercer nuestro voto está en peligro. Moreno y sus secuaces quieren restringir nuestra libertad. ¡Su capricho no nos impedirá! Ayer luchamos por un nuevo país. Hoy, se nos quiere conculcar nuestro sagrado ejercicio democrático. Por todo obstáculo perverso, más volveremos.
No nos hemos olvidado que en las urnas nunca nos ganaron, nos traicionaron. Así impidieron el avance del proyecto político. No triquiñuela debilitará nuestra determinación. ¡Sí, nada a medias tintas! El voto duro sigue firme por Rafael Correa o por el candidato que él designe. El voto tendrá el mandato de frenar el paso al abismo, de reparar la destrucción de un Estado en soletas, de combatir la corrupción, de enjuiciar el reparto descarado, y de enviar a la cárcel, mediante pruebas y el debido proceso, a los que frustraron y robaron  nuestro sueño de tener una patria dónde regresar.

Ayer tuvimos libertad de escoger a nuestros representantes desde diferentes sedes, hoy no permitiremos que Moreno nos restrinja y nos robe la libertad. Ayer voté por un nuevo país, hoy volveré  a votar con más anhelo y determinación.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| ¡Yachay al borde del abismo! Por Ana María Pereira

Yachay al borde del abismo!
Así como un padre que, por lo general, quiere a todos sus hijos por igual y se identifica con padres que luchan por los suyos en otras naciones, también el verdadero educador, y lo digo por experiencia propia, empatiza con cualquier estudiante, se alegra con solo observar lo luchador/a y lo/a apoya -si es posible-, en su faena de tratar de aprender, prepararse y cumplir con alcanzar sus logros.
Cuando me enteré de la existencia de Yachay, lo comenté en la institución en la cual enseñé durante décadas. Ambas tienen como misión dar la oportunidad a estudiantes excepcionales, pero de escasos recursos, desarrollando al máximo su potencial. Es con gran pesar que las observo ser menoscabadas de su propósito académico: una por razones políticas y la otra por la privatización desatinada. Sin embargo, sigo acompañando los logros de sus alumnos y el esfuerzo de sus profesores. ¡Qué valientes!
Todo estudiante debería tener el derecho a una educación sólida. Pero si el/la joven sobresale por su capacidad intelectual o talento, ese/a estudiante debería ser alentado/a y apoyado/a, independientemente de su apellido y/o de la situación económica de su familia. Ellos son los ciudadanos por los que se cree que la inversión en educación rendirá en una mejor sociedad para todos. Estas oportunidades académicas como las que ofrece Yachay, convierten a sus estudiantes en verdaderos líderes para futuras generaciones.
¿Qué espacios sociales se les da a esos jóvenes, estudiantes brillantes cuyos apellidos familiares no tienen ninguna importancia en su medio? ¿Quién habla por ellos? ¡Cuánto desperdicio de capacidad y talento por el simple hecho de haber nacido en familias de escasos recursos!
Aquí se les está igualando el desnivel social del que provienen; y … a la vez, dándoles paridad de condiciones para que así, y por sus propios méritos, puedan competir con los que por la capacidad económica familiar ya hayan llegado al mismo nivel de competitividad.
No me sorprende que los profesores extranjeros en Yachay, valoren el capital humano ecuatoriano más que los propios rectores y autoridades universitarios nacionales. ¡Aplaudamos a los visionarios y fundadores de los Yachays que existen por el mundo! Han rescatado a verdaderos contribuyentes a su respectiva patria y al planeta.
¡Es una gran pena que se le esté cortando las alas al talento! Más allá de ideologías y de intereses políticos, ¿cómo es que se puede marchitar algo que es tan elemental y primordial a la vez: una educación sólida, excepcional en su talento y creatividad, la semilla que distingue a una nación de tantas otras. ¡Desarrollar a los excepcionales es un beneficio para todos!

Ana María Pereira-Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

#ArtículoBananero| ¿Corrupción? ¿Viveza? ¿Mediocridad? Por Ana María Pereira

¿Corrupción? ¿Viveza? ¿Mediocridad?
Nunca entendí por qué la UNE se opuso, durante el gobierno de Rafael Correa, a que fueran evaluados los conocimientos de los profesores. ¿Cómo se pueden tener a ciudadanos preparados para desempeñar sus cargos si sus profesores temen ser evaluados en la misma materia que dan? ¿Cómo se puede tener confianza en el abogado que nos defienda, o en el cardiólogo que nos opere, o en el electricista que instale todo un sistema eléctrico en nuestra casa, si su educación ha estado plagada de profesores que temieron ser evaluados? ¿Cómo se elimina la mediocridad en una sociedad si no se empieza con educadores conocedores, competentes y rigurosos? ¿Les sorprende que hayan tantos políticos mediocres? ¿Les sorprende que haya tanta corrupción? ¿Les sorprende que haya tanta viveza?
El sindicato no es ni más ni menos sino la voz representativa de un conglomerado de personas que contribuyen con su pericia a proveer un servicio a la sociedad, ayudando, por lo tanto, -al gobierno así como al sector privado- en la organización de una sociedad con responsabilidades y derechos; responsabilidad de proveer un trabajo de calidad y derecho a una vida digna.
Quisiera que quede bien claro, para que no me mal entiendan, con lo que escribí en mi último artículo. Al decir “mientras los empleados del sistema público son protegidos y su posible ‘mediocridad’ aceptable porque se arriman a la protección de los sindicatos que los defienden”, no significa que no esté de acuerdo con la existencia de sindicatos. Mi pugna se centra en los que con su politización y con consentir la infiltración de mediocridad, dan una pincelada general manchando a los verdaderos defensores de los derechos y obligaciones laborales con miras a producción de calidad. Ningún sindicato debería defender a ningún trabajador ni profesional mediocre. Le toca al sindicato aclarar cuáles son las condiciones del trabajo que exige el empleador, y debe quedar claro el hecho de que le incumbe a los superiores encargados ser mentores, modelando excelencia. La supervisión de la calidad de servicio o trabajo prestado es obligación del que emplea. Al encargarse de esta tarea, podrá comprobar la calidad o mediocridad, pudiendo justificar con pruebas contundentes un posible o necesario despedido.
El propósito de cualquier sindicato es ante todo, el de representar con una sola voz a sus contribuyentes y servir de intermediario entre ellos y la institución o empresa que los emplea. Es una fuerza cuyo poder consiste en establecer los parámetros deseados para el desempeño de determinado servicio, negociar las mejores condiciones de trabajo, y asegurarse de conseguir buenos beneficios a través de la negociación colectiva.
Un individuo que pague por representación sindical, debe exigir que esa organización vea por su bien estar como trabajador o profesional, para que él o ella pueda concentrar sus energías en el desempeño de su cargo, haciéndolo “con ciencia y con conciencia”, sin tener que preocuparse de la subjetividad típica de ambientes de trabajo que no tienen sindicato, y en los cuales se ven injusticias y abusos. La seguridad del trabajo debería siempre estar directamente relacionada con la calidad del producto o servicio, y no con la antigüedad en ese puesto.

Ana María Pereira-Castillo

Articulista

República del Banano